Cambian los tiempos en El Huila: Derechización, privatización y destrucción, amenazas latentes

0

Por Luis F. Amézquita P.

La muerte de un perro (‘Káiser’) lanzado al vacío desde el tercer piso de un edificio de la Universidad Surcolombiana, en la sede principal, pone al descubierto una posible acción paramilitar de amedrentamiento a jóvenes marchistas caqueteños que pernoctaban en el campus, de paso para Bogotá en los últimos días. El hecho atribuible a un energúmeno vigilante privado, de acuerdo con las primeras pesquisas de la comunidad universitaria, sacudió la tranquilidad de la noche, que apenas empezaba su lento transcurrir.

Algo más de las siete marcaban las manecillas del reloj cuando el chillido lastimero de Káiser puso en alerta a ocupantes habituales de la Usco, que corrieron a atenderlo tras escuchar el golpe seco del cuerpo del animal contra una superficie de cemento, en un patio interior del bloque de Educación, que le perforó un pulmón y poco después lo condujo a la muerte en una veterinaria vecina hasta donde fue conducido de urgencia en medio de los gritos de los estudiantes más sensibles.

El perro se encontraba refugiado en la universidad y gozaba del aprecio de los estudiantes y de los profesores animalistas. El celador victimario, bajo la presunción de ser el responsable del ataque, izó al perro hasta un piso alto y luego lo lanzó hacia el sector en que se encontraban los estudiantes caqueteños preparando su jornada de protesta, prevista para llegar en los días siguientes a Bogotá dentro de una marcha nacional, por sus propios medios.

Ese mismo día habían sido agredidos por grupos de jóvenes derechistas quienes les salieron al paso a la altura de Gigante para sabotear su movimiento y bloquear la caminata multitudinaria de los universitarios, iniciada en Florencia, capital del Caquetá.

Los Días Azarosos

Hernando Gutiérrez, presidente de la Asociación de Profesores Universitarios, manifestó que este último suceso encierra una acción sumamente peligrosa por cuanto involucra a jóvenes manejados por grupos fascistas, derechistas y falangistas, que se aprovechan de la incertidumbre juvenil de cara al futuro, además del uso de la tecnología y de la oferta del dinero fácil, a instancias del estado mafioso que controla al país.

A esto se suman el nacionalismo, la ignorancia, el fanatismo religioso, la frivolidad, lo pueril, la trivialización, dentro de un estrafalario concepto de ‘sociedad civil’. Es lo mismo que una nueva y estrambótica suma de la sociedad política con la sociedad religiosa, reeditando a las Ciencias Sociales que dieron tanto de qué hablar en los siglos XIX y XX. Agregó Gutiérrez que los colombianos deben estar preparados para cuatro años de sufrimientos y de violación de los derechos humanos.

Discusión permanente

En desarrollo de un acto público, una fuente universitaria dijo que los grupos paraestatales obtienen al parecer contratos de la administración para servicios relacionados con seguridad y vigilancia, como en épocas tenebrosas, superadas en los últimos ocho últimos años, pero que vuelven para quedarse, con la complacencia del pueblo ignorante y manipulado.

Reveló que se encuentra en trámite una acción judicial para aclarar estas denuncias sobre paramilitarismo emergente con el posible auspicio de la administración anterior. Por lo pronto, se habría solicitado a la rectora Nidia Guzmán de Alvarado la separación del cargo del vigilante privado, en tanto se aclara la confusa situación.

Las redes sociales por poco colapsan tras el congestionamiento producido con el crimen del perro. Algunas manifestaciones del mundo académico aseguran que primero van por los de cuatro patas y luego por los de dos, desatando un régimen de miedo al interior del claustro.

La muerte del Magdalena

Mientras esto sucede en la Usco, unos kilómetros más abajo en la vía al sur, colindante con el río Grande, en el borde oriental de la corriente hídrica mayor del país, empresarios privados, armados hasta los dientes, controlan una explotación de oro guaqueado con mercurio y otros potentes venenos, al mismo tiempo que montan una república independiente tímidamente controlada por la Cam.

El estropicio se cumple en las goteras de Neiva, muy cerca de la cárcel del Distrito Judicial, unos 500 metros antes de llegar al panóptico en la vía que conduce al río. Centenares de libras de oro salen con una regularidad pasmosa fuertemente custodiados del lugar, al que no se permite el acceso de particulares, so pena de muerte. Todo parece indicar que esa explotación ajusta varios años allí con la complacencia del gobierno nacional, en la medida que su propietario real es un ex ministro de Minas y Energía, apoyado por empresarios extranjeros, nipones e italianos.

Las descargas mortíferas contra el Magdalena entierran la posibilidad de utilizar sus aguas para el futuro  consumo humano en Neiva y contaminan la actividad piscícola (el cáncer se va de fiesta en el plato). Las utilidades del negocio se miden a la larga en billones de pesos, lo que hace que la vida humana ceda su importancia ante los intereses de los depredadores ocasionales, amangualados con sectores poderosos.

Coctel de Sinrazón

Para adobar estos platos fuertes de las modas perversas que contribuyen al statu quo en la ciudad, supuestamente hedonista y placentero, vemos con preocupación las prácticas ‘recreativas y ambientalistas’ de grupos de ciudadanos, incluidos los niños, que recorren en bicicleta, con todos los requerimientos de seguridad y prevención a la vista, las vías urbanas a distintas horas. Acompañados por la policía e hileras de carros, lanzan un ruido de padre y señor mío con sus equipos de sonido (Car Audio) al paso.

Nada más contraproducente que un mensaje de respeto a la naturaleza con elementos de perturbación que acaban con la flora y la fauna y producen sordera y estrés. Esa actividad por igual genera morbimortalidad gradual en los seres vivos: afecta el metabolismo, destruye las células, produce infarto, malformaciones del feto y furia incontenible, impacta las hormonas, en fin, mata…Y si la policía que es la encargada de promover la convivencia ciudadana, cohonesta con el escándalo, apaga y vámonos… Incluso, su emisora ‘institucional’ lanza mensajes mafiosos y protervos, lo mismo que música chatarra.

Poder del uniforme

Cabe destacar que la policía es la única autoridad que nos queda vigente después de la privatización, por encima incluso del mismo gobierno  civil. Esperamos no tener que denunciarlos ante la dirección general para que actúen en lo de su competencia. Ellos asumen un poder nunca antes concedido a autoridad alguna, en virtud de la globalización, de acuerdo con los asesores más encumbrados de las élites colombianas en el poder eventual. N. de R.:

En el club privado ‘Tercer Tiempo’, de carácter deportivo y recreacional, de sano esparcimiento, en la avenida 26 con calle 55, comuna dos, el cuadrante policial funciona al interior del complejo, cuidando a los borrachos escandalosos. El ruido que lanzan todos los días es el más alto del norte de Neiva, en materia de decibeles insoportables. Basta con recorrer las comunas nueve y dos para comprobar estas denuncias reiteradas de la comunidad. Agradecemos la atención de German Casagua, candidato a la alcaldía, de Cambio Radical, frente a este tema de respeto mutuo.


Loading...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com