Cabalgatas contarán con medidas de protección para los equinos

Caballistas, animalistas, veterinarios, autoridades y asociaciones protectoras de animales, trabajarán de la mano en una logística para garantizar la seguridad de los jinetes y caballos que participen en los tres desfiles más grandes que se llevarán a cabo en Neiva.

alt=

Así lo confirmó Julio César Amaya, el nuevo operador encargado de los tres últimos y desfiles a caballo que se realizarán durante el 28 y 30 de junio, y el 3 de julio del año en curso, en el marco de la edición 61° del Festival del Bambuco en San Juan y San Pedro que se celebra en la ciudad de Neiva. 

Para Amaya, las cabalgatas forman parte de la tradición y cultura de los opitas y deben reforzarse con las medidas pertinentes.

"Nosotros hemos pedido cambiar el nombre de ‘cabalgatas’ por ‘Desfiles a Caballo’ y vamos a tener unos filtros en los que controlaremos las condiciones en las que llegue el animal a participar. Al momento de ingresar en la cabalgata van a tener acompañamiento de veterinarios, herreros, vamos a encontrar tres zonas de bienestar equino, una zona de hidratación para que los animales tomen agua durante los tres kilómetros que hay del desfile… vamos a estar muy pendientes de ellos porque tienen derecho a ese cuidado”, manifestó el empresario.

Frente al regreso de los desfiles a caballo, se espera contar con una auditoría que apoyará las labores de vigilancia y control de inicio a fin, para evitar el maltrato hacia los equinos.

"Vamos a llamarle la atención a quien esté maltratando a su animal, será castigado y no participará en la cabalgata. Trabajaremos de la mano con la policía, con quien también estaremos atentos para que, una vez se acabe el desfile, las personas devuelvan los caballos a las pesebreras”, dijo el empresario.

Finalmente, Julio César Amaya manifestó que, para garantizar estas medidas, también se prohibirán una serie de objetos que anteriormente han sido usados en medio de los tradicionales recorridos equinos como lo son las espuelas, juetes, perreros y las llamadas ‘grandes burrotecas’, los cuales han atentado contra el bienestar de los animales.