Por negligencia de la aerolínea Satena, perro murió ahogado en medio de un vuelo

La aerolínea Satena lamentó los hechos, en un comunicado explicó una versión diferente a la que contaron sus propietarios.

alt=

Se dio a conocer un nuevo e indignante caso sobre un perrito que tras viajar en avión llegó sin signos vitales a su destino.

Se trata de Kenzo, quien viajó con su familia humana de Tolú a Medellín, según reveló la cuenta de Instagram la gatería, durante el trayecto el perrito estaba inquieto y llorando por lo que sus dueñas pidieron a la azafata de la aerolínea Satena que les permitiera sacar a su mascota del guacal o por lo menos la cabeza para tratar de tranquilizarlo, pero la mujer no se los permitió.

«Lo llevábamos en el guacal y el perro lloraba y lloraba, así que le pedimos a la azafata que nos dejara sacarle la cabeza, pero nos dijo que no, que tenía que ir adentro porque en el avión iba un inspector de vuelo», denuncia la mujer.

Sin embargo, el animal «abrió el cierre y sacó la cabeza y la azafata se nos paró al pie y nos dijo que teníamos que guardar el perro y así pasó tres veces», relata Margarita.

Kenzo, de año y medio, dejó de llorar, "lo dejamos ahí metido y antes de aterrizar no lo volvimos a escuchar llorar, entonces pensamos que se había tranquilizado, pero el perro se había muerto", dice la dueña.

Por su parte, la aerolínea Satena, se pronunció a través de un comunicado donde indicaron que: «se cumplieron todos los protocolos y estándares de calidad que están establecidos en las políticas de la compañía, de acuerdo con la normativa aeronáutica colombiana, reiterando que el canino viajó en cabina de pasajeros con una temperatura y niveles de oxígenos adecuados», dicen, y agregan que en ese mismo vuelo también viajaron otras mascotas que no tuvieron afectaciones.