General en retiro confesó su participación en falso positivo con jóvenes de Soacha

El alto oficial en retiro Paulino Coronado, aceptó ante la JEP su responsabilidad de las ejecuciones extrajudiciales de jóvenes que se llevaron de Soacha y los asesinaron en Norte de Santander para pasarlos como guerrilleros. Este hecho ocurrió en el 2008 en el segundo periodo de Álvaro Uribe.

alt=

El general en retiro Paulino Coronado se convirtió en el militar de más alto rango en aceptar ante la Justicia Especial para la Paz JEP su responsabilidad por falsos positivos en el país.

El militar retirado compareció ante la JEP donde aceptó que como comandante en aquel entonces de la Brigada 30 entre los años 2007 y 2008, cuando fue destituido por orden del ministro de Defensa de ese entonces, Juan Manuel Santos, después de que salieran a la luz pública las denuncias sobre los falsos positivos de los jóvenes de Soacha, que bajo falsas promesas de trabajo, fueron llevados hacia Norte de Santander para ser presentados como guerrilleros dados de baja.

Asimismo, manifestó ante la JEP que se debió haber actuado con responsabilidad frente a estas denuncias y adoptado medidas de control para haber evitado, por ejemplo, las ejecuciones extrajudiciales de los jóvenes de Soacha, que se presentaron nueve meses después.

“Pero lo que se hizo fue sustituir, en la victimización, a pobladores del Catatumbo, por habitantes vulnerables de otra región”, agregó.

Por otro lado, aceptó que desde el diciembre del año 2007, casi un año antes de su destitución, recibió denuncias sobre posibles ejecuciones extrajudiciales por parte de la Brigada Móvil 15.

“Denuncias que, por comprometer a una unidad sobre la que no tuve mando, trasladé por los medios y canales institucionales apropiados”, afirmó.