Los chilenos castigan a la derecha en histórica votación

Así como el proceso constituyente del año 1991 en Colombia, fue respuesta a la desmovilización de varios grupos armados, entre ellos el M-19, en Chile se vive el mismo proceso y es la respuesta de la clase política a la ciudadanía en medio de las revueltas de 2019 y las protestas populares que han seguido.

alt=

 

Este domingo los chilenos escogieron los 155 constituyentes de lo que se ha llamado Convención Constituyente que comenzará sus funciones en junio, y redefinirá  asuntos fundamentales en el camino democrático de  Chile 

El órgano discutirá el régimen político y sistema de Gobierno, porque existe algún consenso en que el presidencialismo a la chilena mostró deficiencias con las revueltas de octubre de 2019. Se debatirá sobre la descentralización y regionalización, en un Estado unitario y fuertemente centralizado en la capital, como el chileno. Igualmente,  acordar diferentes asuntos relativos a los pueblos originarios, como su reconocimiento expreso en la Constitución o la plurinacionalidad. Es un tema central, dado los históricos problemas de relación entre el pueblo mapuche y el Estado chileno que tienen a la región de la Araucanía en una escalada de violencia. El órgano constituyente discutirá el modelo del Estado (los derechos económicos y sociales son debates calientes) y otros asuntos especialmente sensibles para el pueblo Chileno.

La elección del domingo dio una sorpresa, ya que la derecha y el centroizquierda, quienes han gobernado el país,  sufrieron una gran derrota y la Convención Constitucional chilena estará marcada por la diversidad y por la poca influencia que tendrán los partidos tradicionales. Los independientes habrían conseguido 48 de los 155 puestos en el órgano constituyente, lo que nadie esperaba. La derecha oficialista del presidente Sebastián Piñera ha sufrido una fuerte derrota. Aunque fue de la mano del Partido Republicano, de extrema derecha, no alcanza el tercio de la convención, necesaria para poder negociar las normas de la nueva Constitución: habría logrado solo 39 escaños, según el escrutinio, y necesitaba al menos 52. El centroizquierda unido en la lista Apruebo —que aglutina a buena parte de la Concertación, que gobernó Chile entre 1990 y 2010—, habría obtenido 25 puestos, incluso por debajo de la lista también de izquierda Apruebo Dignidad, que conforman los comunistas y el Frente Amplio, que se queda con 28 puestos en la convención.

La actual constitución chilena nació en 1980, en la dictadura de Augusto Pinochet, tiene una cincuentena de reformas, en su mayoría de finales del régimen militar y del Gobierno de Ricardo Lagos (2005). Cuando el estallido social puso entre las cuerdas la democracia chilena en octubre de 2019, la clase política ofreció el camino constituyente como la única vía para canalizar las demandas sociales institucionalmente. “La ciudadanía nos ha enviado un claro y fuerte mensaje, tanto al Gobierno como a todas las fuerzas políticas tradicionales: no estamos sintonizando adecuadamente con sus demandas y anhelos”, ha dicho el presidente Sebastián Piñera, desde La Moneda, arropado por su Gabinete. La derecha ha sufrido una herida profunda.