Reinician obras en la vía Altamira – Suaza – Florencia

Más de $ 48.000 millones invierte Invías para el mantenimiento de 13 kilómetros y la atención de dos puntos críticos de la vía. El reinicio de las obras se da tras el levantamiento de la medida cautelar por orden del Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

alt=

Por orden del Ministerio de Transporte, el Instituto Nacional de Vías (Invías) se reiniciaron las obras en la vía Altamira - Florencia, luego de que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca levantara la medida cautelar que mantenía suspendido el proyecto, tras la gestión jurídica que el Gobierno del presidente Gustavo Petro Urrego realizó para destrabar esta y otras dos obras de alta importancia para el país.

En el corredor vial que une a Huila con Caquetá se ejecutan obras de mantenimiento en 13 km, rehabilitación en otros 4 km y la atención de 2 puntos críticos, obras en las que el Gobierno del presidente Gustavo Petro Urrego invierte recursos por valor de $ 48.300 millones. Esta vía abre un paso comercial para los productores agrícolas, ganaderos y piscicultores de los 18 municipios del área de influencia.

 

Fotos Invías

“Estamos orgullosos de tener a nuestro equipo y nuestras máquinas trabajando en el reinicio de las obras del proyecto Altamira - Florencia, un mantenimiento y rehabilitación que se traducirá en crecimiento, conectividad, expansión comercial y bienestar social para más de 423.000 huilenses y caqueteños. Trabajamos para entregarle a esta región la esperanza de mejorar la calidad de vida a través del fortalecimiento de una economía productiva y diversificada para los colombianos del sur del país”, anunció Guillermo Toro Acuña, director general (e) del Invías.

Le puede interesar: Inicia segunda temporada de lluvias en el Huila y estas son las recomendaciones

Con estas inversiones, además de mejorar el nivel de servicio para los usuarios de la vía a través de la pavimentación y rehabilitación de varios tramos del corredor, el Invías podrá atender los sitios críticos de la vía, para reducir el riesgo de cierres en la carretera a causa de derrumbes o avenidas torrenciales ocasionados por las lluvias y que derivan en cierres que afectan al departamento.