Estudiante indígena sembró casi dos mil árboles en La Plata, Huila

Tayu Freyman Lectamo Huitascue, del resguardo indígena Juan Tama, recuperó una fuente hídrica usada por su comunidad para ceremonias ancestrales, sembrando árboles nativos de cinco diferentes especies.

alt=

Tayu Freyman Lectamo Huitascue, un estudiante del grado once de la Institución Educativa Casa Grande Yu Luucx Pishau del resguardo indígena Juan Tama del municipio de La Plata, recuperó una fuente hídrica de esta localidad del occidente del Huila.

Fueron en total 1.700 los árboles sembrados alrededor de la laguna El Roble en Santa Leticia de Moscopán por parte del joven Tayu, integrante del resguardo indígena Juan Tama.

“Para el pueblo Naza son fundamentales los espacios sagrados, porque nos identifica como pueblos que cuidamos la naturaleza, como los protectores de la madre tierra.  Es por eso que mi primer objetivo fue el fortalecimiento de este espacio de 500 metros cuadrados, como forma de identidad”, explicó el estudiante de Undécimo grado de la Institución Educativa Casa Grande Yu Luucx Pishau.

Le puede interesar: Noroccidente del Huila contará con laboratorio para calidad de café

Vale la pena destacar que el material forestal, como el Urapán, Aliso, Arrayán, El Cedro y el Pendo, con el que se reforestó la zona donde se encuentra la laguna usada por la comunidad Juan Tama para sus ceremonias ancestrales, nació en su mayoría a partir de un semillero, que fue ideado por el mismo estudiante en un ejercicio de investigación donde se trabaja la conciencia ambiental.

“Este es un espacio donde debemos estar con mucho respeto. Mi labor en El Roble, desde el grado noveno, es después de clases, ir a limpiar  los árboles y a mantener la seguridad de los postes y por ende garantizar la protección del lugar”, explicó el joven líder del proyecto ambiental. 

PRAE es un trabajo político

Yeny Mildred Guejia Palomino, rectora encargada de la Institución Casa Grande Yu Luucx Pishau comentó que el Proyecto Ambiental Escolar PRAE más que investigación o una labor ambiental, se ha convertido en un trabajo político de reafirmación desde el proyecto educativo comunitario.

“Este estudiante viendo la necesidad de reforestar con árboles nativos de nuestra comunidad, empezó a trabajar un manual de armonía y equilibrio de protección a este espacio,  indicando unas normas naturales, señalando lo que se debe y lo que no se debe hacer, por eso de esta manera el proyecto tiene un sentido muy importante como plan de vida”, recalcó la docente.