Un vibrante banquete literario

0 31

El amor de tu vida te abandona. Llegas a tu casa del trabajo y la encuentras desocupada, y una punzada te oprime el pecho. Vas a tu estudio, y encuentras que las pinturas y los libros de tu autoría, muchos dedicados a ella, siguen en su sitio. Y no entiendes como la plancha y la licuadora tiene más valor que tu obra original. Y tú no sabe que pensar, son tan malas tus obras o en realidad ella nunca aprecio tu trabajo, en fin. No se las llevo. Pero afuera de tu casa, la vida sigue, alguien te invita a un recital, realizas una exposición, alguien te escribe y te dice que tu poesía la ha llenado, publicas un libro, un amigo te compra un cuadro y pregunta cuando te mueres, para valorizar la pieza y el periódico digital donde escribes, te dice que una columna tuya supero el número de visitas posibles.

Un amigo te invita a hablar de tu poesía y te dice que son unas personas especiales, son habitantes de la calle y  les hablas y tratas de decirles que la poesía es nuestra cotidianidad, son nuestras emociones diarias y les cuentas como es tu proceso de escribir y ellos se animan. Ese día no vendes libros, pero dejas todos los que llevaste. Y de pronto compartes eventos con ellos y un día te dicen que van a hacer un Banquete Literario. Alguien te cuenta, que se reúnen y ensayan. Y de pronto te invitan a la Biblioteca Municipal Huellas. Y te sueltan una amenaza; el recital va a llamarse “Poemas de la calle para la calle” y van a leer poemas tuyos y tú como que no crees.

Y el día del evento, lees la programación y sacas pecho hay cuatro o cinco poemas tuyos, todo sobre lo urbano y  te siente intimidado estas al lado de Garcia Lorca, Sabines, Benedetti y tu piensa” mierda, que hago acá!” Si alguien que vivió contigo tantos años no valoro tu obra; ¿Estas personas que no te conocen, por qué si lo hacen? Te leen y te llevan a un escenario y te conviertes en parte de un banquete literario y cuando más cuestionas las paradojas de la vida. Y tu estima y tu valor, regresan a tu alma.

Sobre una escenografía algo costumbrista, pero hermosamente lograda, se desarrolla un evento extraño;  hay teatro, declamación, danza, lectura y sobre todo un poco de gente que va y viene según un guión (el grupo era como de 30 lectores)  y todos llevan las hojas en sus manos y de ahí, leen el poema que les toca y todo va cogiendo forma y tú te emocionas, de pronto unos niños interpretan poemas; bailando y jugando y luego una Drag Queens también lee y hace su papel correspondiente y los rostros llenos de dolor y de soledad de los habitantes de la calle se transforman y te llevan por las palabras,  por los sentimientos acumulados en la calle y la poesía se transforma, coge cuerpo, se da a la vida y al final te paras y aplaudes y quieres abrazarlos a todos  y darles las gracias por tenerte en cuenta y por darle valor a tu obra en ese evento hermoso y conmovedor.

Leave A Reply

Your email address will not be published.