La corrupción y el día del periodismo

Hoy mi columna de opinión la escribió con gran impotencia y un sin sabor que me de ver tantas injusticias, atropellos, corrupción y demás atrocidades que hoy pasan en nuestra vida cotidiana.

alt=

 

La corrupción por años ha permeado el sistema, por años ha causado estragos, por eso hoy me atrevo a decir que es peor la corrupción que la pandemia que actualmente vive el país y el mundo, por lo menos sabemos que este virus que esta de cruzada en nuestro mundo algún día tendrá que desaparecer, pero parece que estamos condenados a seguir viviendo con la pandemia de la corrupción que día deja sin techo miles de familia, niños sin sus alimentos, adultos mayores sin sus subsidios, obreros, ama de casa, personal de servicios generales y profesionales que les roban su sueldo de una manera descarada sin que nada pase, todo bajo la justificación digna de que son los descuentos de ley.

Es triste y lamentable lo que pasa día a día, vivir en un mundo donde priman los intereses personales y no colectivos es muy complejo, ver tantas cosas malas, tantos hechos de corrupción y no poder denunciar por temor a que atenten contra la existencia de uno o nuestros seres queridos es verdaderamente frustrante.

Hoy estoy más convencido que nunca que es la corrupción la pandemia que más golpea al mundo y que lucha por no Desaparecer y seguir vigente pese a los esfuerzos de muchos, pienso que deberían inventar la vacuna contra corrupción.

El 9 de febrero se celebró el día  del periodismo, aprovecho este espacio para brindarles  un homenaje a todos estos héroes de las letras y el periodismo, son ustedes muy importantes en nuestra vida cotidiana ya que gracias a ustedes hemos derrotado clanes de corrupción que se creían invencibles, se lo difícil y peligrosa que es esta labor, como también sé que es sentirse perseguido por decir la verdad y defender los intereses de todos, hoy los animo a seguir en esta lucha diaria, seguro que algún día le ganaremos la batalla a los que quieren silenciarnos.

Tengo la plena fe que algún día nos despertaremos en un mundo donde no exista la corrupción, donde no se roben la plata de los niños, abuelas, desplazados, víctimas del conflicto, tengo la plena ilusión que algún día podremos brindarles a nuestros hijos un futuro mejor.

Seguiremos defendiendo las causas justas, del lado de la verdad.