apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

Construir sobre lo construido

Cuando un político es denunciado, lo primero que dice; “esto es una persecución política” y claro que lo es, por que sus acciones son públicas y las consecuencias de ellas son políticas. 

Construir
Por: Miguel de Leon 20 Ene 2020

Por: Miguel de Leon

20 Ene 2020

 Por más cliché que sea la frase, es asombroso como la prensa sigue llena de estos titulares. En estos días, los políticos repiten otra frase cliché; “por primera vez en nuestra ciudad (o región) se va a hacer…” por qué lógico antes de él, nada estaba hecho, nadie hizo nada. Por eso ellos llegan a hacer de todo “por primera vez” y a esta frase le agregan otro cliché; “solucionaremos los problemas reales de la gente”. Frase muy utilizada en tiempos electorales –aunque en otros también –por políticos desconectados con la gente,  que creen que lo que ellos creen es lo que la gente necesita.

Ya uno sabe que la originalidad no es el fuerte de los políticos, pero sería bueno que muchos se aprendieran una frase cliché  y la repitieran estos días de comienzo de gobierno; “vamos a construir sobre lo construido”, uno de los lemas más celebrados de la alcaldía de Antanas Mockus con el fin de impulsar los programas y obras heredados de administraciones anteriores, al tiempo que procuraba mejorarlos. Con ello, se constituía en un compromiso de gobernar hacia delante y no en mirar o criticar lo que venía de atrás. No gobernar como se dice, con el retrovisor. Ese concepto implica, promover espacios de participación y diálogo con todos los sectores. 

Tener un buen  gobernante  depende, en gran medida, de recoger el sentir de la población y traducirlo en propuestas concretas y viables. Ello implica la necesidad de que, haciendo gala de inteligencia, ecuanimidad y respeto por las personas o instituciones, se evalúe cuanto han hecho quienes le antecedieron en el cargo; lo que han hecho otros o lo que se ha avanzado sobre un tema específico para asegurar que se da continuidad a todo aquello que lo amerita. Los equipos encargados de hacer esto no pueden llegar a sus nuevos oficios con la verdad encima, sino lo contrarios; escuchar y aprender. Es la única forma para superar la muy costosa e insana costumbre de arrasar con todo lo que encuentran porque afirman que todo lo anterior es malo o inadecuado.

Para quienes llegan, usualmente es cuestión de orgullo mal entendido, aceptar que algo de lo que hicieron quienes les precedieron, es valioso. Lo anterior no significa que quien llega deba limitarse a continuar cuanto se viene haciendo, porque habrá muchas cosas que no ameritan continuidad, habrá aspectos para corregir y también espacio para nuevas iniciativas y formas mejoradas de hacer las cosas. Y de eso se trata un buen gobierno. Por eso es bueno, de vez en cuando insistir en construir sobre lo construido, aprovechar el trayecto recorrido y aprender de los errores de otros. No necesariamente lo mejor, es sólo aquello que lleva la marca del nuevo.


Loading...