OPANOTICIAS

Opinión

Operativo sideral de rescate

Algunos creyentes no muy ortodoxos en su actuar público –en tanto rechazan la maldad generalizada y expresan conductas benevolentes en relación con la vida humana y no humana- van a ser salvados

Operativo
Por: Fernando Amezquita 13 Ene 2021

Por: Fernando Amezquita

13 Ene 2021

 

Algunos creyentes no muy ortodoxos en su actuar público –en tanto rechazan la maldad generalizada y expresan conductas benevolentes en relación con la vida humana y no humana- van a ser salvados (de acuerdo con una comunicación recibida del espacio exterior al inicio de la pandemia, por medios sicográficos, algunos telepáticos, en el Brasil) durante los momentos cruciales del fin de los tiempos mediante una protección intergaláctica especial, que los preservaría de la muerte generalizada –iniciada con el virus- (aunque el planeta quede desolado por tantos fenómenos de corte imprevisto, pues estos rebasan en buena parte todos los pronósticos telúricos) y los pondría en uso de la nueva Tierra como un merecimiento por su conducta bondadosa y piadosa, por demostrar que no forman parte de los demonios opresores ni los apoyan con su complacencia electoral en las urnas, o con su participación abierta en las manifestaciones públicas de respaldo a esos déspotas en el poder temporal, a esos genios malignos que controlan la Tierra mediante mecanismos sutiles de dominación.

BENEFACTORES Y ALIENÍGENAS

Ángeles custodios –incluso arcángeles e ingenieros siderales, responsables de la Tierra ante el trono de Dios- se encargarán de proteger a los salvos por la Gracia del Señor, en medio de la tribulación.

El planeta asiste ahora a la matanza de los seres defensores de la naturaleza (en Colombia asesinaron vilmente a los protectores del nido de las águilas en el cañón de Las Hermosas y de los pericos y loros endémicos septentrionales, en sus hábitats milenarios: dos misioneros humildes, santificados, recientemente). La lista de los sentenciados por el neoliberalismo (Gobierno y transnacionales perversas) es inagotable.

El reino elemental del globo terráqueo es un sostén originario de la creación desde la noche de los tiempos. Por igual, se afirma que seres provenientes de la pluralidad de mundos habitados en el Universo se encarnan en la Tierra, desde un buen tiempo atrás, para lo que nos viene pierna arriba desde las élites mundiales (y previendo una destrucción inminente del globo, una perturbación del sistema de ingeniería sideral, del orden arcangélico primordial asociado a la cocreación eterna), unos diablos inmundos que promueven fines netamente económicos y de dominio definitivo del hombre, que no van a ser permitidos por lo Alto, por la Providencia Divina, tal como lo advierte la mencionada comunicación desde el plano extrafísico, dictada por Manuel Filomeno de Miranda y recibida por Divaldo Pereira Franco, como parte de un libro sobre la regeneración del mundo, que arrancó con el COVID-19, según las mismas fuentes.

Es un episodio que recuerda a los pasajes bíblicos de los Ángeles caídos, y a ese papel histórico de las galaxias luminosas, al parecer como aporte conductual a los terrícolas primitivos –citado por muchas culturas espiritualistas y por milenarias filosofías, en referencia al trono del Padre y a sus acompañantes inmediatos-. Incluso, se prevé la muerte inexorable de los gobernantes corruptos y de las dirigencias exterminadoras de la vida, asociados a sus séquitos complacientes, a los cafres hipnotizados por los tiranos mentirosos.

Se estima al mismo tiempo la protección para los humildes y los perseguidos por esos satanes de la era, al igual que la entereza de aquellos que se resistan a la locura colectiva desatada en el planeta, de acuerdo con esos mismos anuncios recientes en torno al nuevo ‘Mundo de Regeneración’ en que ya ingresó la sociedad del orbe, como una antesala del prometido ‘Mundo de Felicidad’, de la profetizada Nueva Tierra...   

 

 

 

 

 

 


Loading...