Nuestra recordada Fanni Amaya silva

Hoy mediante mi columna de opinión quiero recordar y rendirle un sencillo homenaje a una persona que fue una gran mujer, que dejo recuerdos inexorables en nuestras vidas y enseñanzas para recordar por siempre.

alt=

 

A Muchos de nosotros aun nos parece mentira que se hubiera esfumado la vida de una persona tan especial como lo fue nuestra recordada Fanny, una persona que siempre entrego todo por su familia, enamorada de la vida y comprometida con su labor.

Fue una mujer excepcional, con un corazón de admirar, siempre estuvo presta a ayudar a las personas que necesitaran, entrego su vida entera al servicio con el corazón, una mujer que nos enseñó el valor tan grande como lo es el de la solidaridad.

Es imposible entender los designios de la vida, como también es imposible comprender  los dictámenes finales del destino, ella fue una mujer que a lo largo de la vida se dedicó a servir sin descanso, a ayudar al que lo necesitara, una persona que todo el tiempo entrego lo mejor si para todos nosotros, hoy se me arruga el corazón escribir sobre ella, ya que extraño sus concejos, su  radiante sonrisa ,su buena vibra, pero lo que más extrañamos muchos es ese gran corazón que perdió nuestro  gigante.

Ella nos dejó un legado muy grande que debe convertirse en nuestro actuar diario y es el de servir con el corazón, de ayudar a todo a aquel que lo necesite, de brindar un concejo y una mano amiga al que lo requiera. Ella y otras personas que han dejado de acompañarnos en nuestras vidas seguirán por siempre presentes en nuestros corazones.

la vida es lo suficientemente bella como para hacer el mal, debemos de empezar a dejar tanto odio y rencor, dejar de sentir envidia, limpiar nuestros pensamientos de negatividad para que de esta manera la vida nos empiece a mostrar su cara amable y bonita, deseándole el mal a los demás no construiremos un imperio, lo único que se lograra es destruirse uno mismo y  de paso destruir también su entorno, la vida es un regalo de Dios y estar en este mundo es una oportunidad para demostrar que tan buenos somos.

Hoy le envió un saludo muy sentido a toda la familia AMAYA SILVA, a su hija, nietos y demás familiares, tengan la plena seguridad que siempre seguirá viva en nuestros corazones.