OPANOTICIAS

Deportes

Murió ‘El Pibe de Oro’

Con motivo de la muerte de Diego Maradona, OPANOTICIAS le trae una semblanza de lo que fue la vida del astro argentino, figura del fútbol mundial.

Murió
Por: Mai Editor 25 Nov 2020

Por: Mai Editor

25 Nov 2020

 

Falleció y en medio de varios problemas de salud, así fue como los medios argentinos reportaron la muerte del que fue su mayor figura futbolística, el ex capitán y astro Diego Armando Maradona.

Como un cachetazo emocional y nacional, así calificó el deceso de Maradona el diario Clarín, primero en informar del deceso del ‘Pibe de Oro’ como consecuencia de un paro cardiorespiratorio y a pocas semanas de haber llegado a los 60 años de edad.

Una muerte donde se pone punto final a una vida en donde Maradona fue genio y figura en partes iguales, inolvidable por sus jugadas, goles, garra, liderazgo y títulos, así como por sus escándalos, problemas de salud, sobrepeso, drogas e incluso problemas de tipo extramarital que lo convirtieron para muchos en una especie de antihéroe.

De la pobreza a la riqueza

Maradona nació en Buenos Aires el 30 de octubre de 1960 y vivió en Villa Fiorito, siendo el tercero de una familia de seis hermano y el primero varón, todos ellos viviendo en un humilde barrio que el mismo Maradona calificó de privado: privado de luz, agua y gas.

En medio de esa pobreza, el joven Diego encontró en el fútbol su refugio y su fuente de paz, llegando a ser hincha de Boca Juniors, el equipo de sus amores y teniendo como fuente o ídolo a Ricardo Bochini, gran volante del club Independiente, del que llegaba a simpatizar en competencias internacionales.

Así como él, su fútbol rápidamente creció y tras destacarse en el club juvenil Cebollitas, siendo menor de edad debuta como profesional con el Argentinos Juniors, equipo que luego nombraría su estadio con su nombre.

Su talento fue tal que además llegó al equipo nacional del que se llegó a rumorar su inclusión en la selección campeona al año siguiente, incluso en esa misma época el ‘Peluza’ se convirtió en imagen de la marca alemana Puma, con la que ligó toda su carrera y más allá de la cancha.

En cinco años con Argentinos Juniors Maradona marcó 116 goles en 167 partidos, aunque poco pudo hacer para llevar a su primera escuadra a un título, a ello se le agrega que no fue tenido en cuenta para la selección nacional que logró el mundial, César Luis Menotti, entrenador del equipo nacional, lo descartó bajo el argumento de que era muy joven, algo que, según Maradona, no se lo perdonó.

Tendría su desquite con Menotti al año siguiente en el mundial juvenil donde Argentina no solo ganó, él fue elegido como el mejor jugador de ese torneo y formó una gran sociedad con Ramón Díaz quien acabó como goleador.

Boca Juniors, su gran amor

Para 1981 Maradona cumple su gran sueño al llegar a Boca Juniors, escuadra donde estuvo año y medio en la escuadra, coincidiendo con jugadores de la talla de Miguel Ángel Brindisi, Hugo Orlando Gatti, Jorge Benítez, Carlos Córdoba entre otros.

Con esos jugadores, el volante logró su primer título de clubes: el campeonato metropolitano de 1981 con un punto de ventaja sobre Ferrocarril Oeste quien fue segundo, título en donde Maradona aportó con 17 goles en 27 partidos.

Muchos años después Maradona volvió a Boca y aunque no ganó títulos, si fue toda una sensación, a tal punto que, retirado como jugador, tuvo su palco en la Bombonera.

Maradona logró, en su primer periodo en Boca, un total de 28 goles en 40 partidos, ya en su segunda etapa hizo 7 goles en 30 partidos

Su periodo en Europa

Luego de Boca Juniors y tras un muy discreto mundial de 1982 (donde además fue expulsado en la eliminación ante Brasil), Maradona cruzó el atlántico para fichar por el Barcelona, donde con poco más de siete millones de dólares, fue su fichaje más caro.

Barcelona vio en Maradona la herramienta para contraponer al Real Madrid pero los problemas de adaptación en Europa, la discriminación, una hepatitis y una fuerte lesión en un juego con el Athletic Bilbao, lastraron la carrera del ‘10’ quien se las arregló para ganar una Copa del Rey y una Copa de la Liga, ambos logros en 1983.

Mucho tiempo después volvería a España con el Sevilla, aunque solo jugó una temporada y con los visibles problemas por la droga.

Tras su mal periodo en España, Maradona llega al Napoli de Italia en 1984 siendo recibido por 75.000 espectadores en el estadio San Paolo; fue en el Napoli donde Maradona llegó a ser casi un dios en ese equipo del sur de Italia, ayudando a conseguir dos títulos de liga, además de una Copa y una Copa de la UEFA, su único título europeo de clubes.

Maradona coincidió con jugadores como Careca, Fernando Di Napoli, Alemao, Ciro Ferrara, Massimo Crippa y Gianfranco Zola, estos dos últimos que serían compañeros de Faustino Asprilla en el Parma.

1986, su gran mundial

Sin duda alguna Maradona tuvo su mejor versión en el mundial de 1986 donde fue sinceramente el mejor, prácticamente él solo guio al equipo dirigido por Carlos Bilardo a conquistar la segunda copa mundial para su país.

Sin duda alguna el mejor recuerdo en ese mundial fue en el juego ante Inglaterra por los octavos de final del torneo, donde marcó los dos goles del triunfo: uno una polémica mano y el segundo, catalogado como el mejor de todos los tiempos.

Cuatro años después su liderazgo guio a Argentina en un discreto mundial de 1990 donde fueron subcampeones y en donde incluso se atrevió a pedirle a la afición del Napoli que lo apoyaran y no a Italia.

Sus cruces

Pese a su talento, Maradona a lo largo de su carrera tuvo muchas cruces, la más conocida fueron los problemas con las drogas que le significaron dos sanciones, una en 1991 y la otra en pleno mundial de 1994 donde expresó que le habían cortado las piernas.

Pero no fue lo único, problemas con medios de comunicación, sobrepeso, demandas de paternidad por fuera del matrimonio y demás, fueron algunos de los problemas con los que lidió.

No menos importante fue su irreverencia, donde llegó a hablar mal de la FIFA, de la dirigencia del fútbol mundial y de su país, de Pelé (astro brasileño con quien rivalizó por el título de mejor jugador del mundo), del Papa Juan Pablo II, de los Estados Unidos, entre otros, no hubo persona que no escapara de sus mordaces opiniones.

Sobre el final de su vida llegó a ser entrenador, llegando a clasificar a Argentina al mundial de 2010 pero para muchos quedó la sensación de que su mejor versión en el fútbol fue jugando.

Sin duda alguna Maradona es de esos jugadores que no deja indiferente a nadie, inspirador de muchos futbolistas, hombre que dejó huella, deportista del siglo XX en su país, todo un ícono, genio y figura hasta la sepultura, adiós Diego.

El otro Diego

Aparte del fútbol, Maradona fue una persona adicta a la atención, nunca quiso perder vigencia y nunca aceptó que su tiempo terminó, una prueba de ello es que, siendo solo una persona ligada al deporte, tuvo también su corazoncito ligado a temas mucho más allá del balón.

Llegó a ser figura televisiva, anfitrión de shows, presentador de canales internacionales alternativos en tiempos de mundiales y siempre sus maneras de celebrar, no dejaron indiferente a nadie.

No obstante también está su ser político, denunciando lo establecido y apoyando causas de alternativas políticas, fue así como desde comienzos de siglo se le vio activo en la política simpatizando con los gobiernos de izquierda, mostrando su apoyo a figuras como Fidel Castro, Hugo Chávez, Lula o más recientemente Nicolás Maduro, además de criticar fuertemente la política de los Estados Unidos.

Incluso, cada vez que había elecciones, apoyaba a los candidatos de izquierda fuera donde fuera, como en Colombia con el caso de Gustavo Petro, siempre simpatizando con los esquemas que buscaban lo social, ayudar a esas personas que carecen de lo que llegó a carecer en sus comienzos.  

Sin duda alguna Maradona es de esos jugadores que no deja indiferente a nadie, inspirador de muchos futbolistas, hombre que dejó huella, deportista del siglo XX en su país, todo un ícono, genio y figura hasta la sepultura, adiós Diego.

 

 

 

 

 

 

 


Loading...