Lectura entre rejas…

La música de fondo es el ruido de carros y el bullicio de motos, pero aún así, la calle es el escenario en pandemia para hacer Promoción de Lectura.

alt=

 

Los niños con tapabocas en la puerta de la casa, sentados juiciosos, con su madre al lado y los Promotores en la calle con sus libros y dinámicas de recreación. Si los niños no van a las Bibliotecas, los libros van a ellos en manos de personal comprometido con ese ejercicio. Por eso,  la sala infantil Tío Conejo de la Biblioteca Departamental, salió a ganar nuevos lectores. 

 

En alianza con el equipo de pedagogas de la Fundación Fundar, y de practicantes de Pedagogía Infantil de la USCO, visitaron varios  barrios de la ciudad de Neiva.  Ya llevan varias salidas y han sido recibidos desde sus casas por unos 35 niños con las medidas de bioseguridad. Con ellos se hace una recreación, y luego escuchan la lectura de bellas narraciones y reciben libros del proyecto Leer es mi Cuento, junto con refrigerios de Fundar. A las practicantes de la USCO les toca trabajar en la calle, bajo un sol canicular  y todo en medio de rejas y ruido.  Pero igual, la alegría del trabajo bien hecho y el compromiso con los niños, es el aliciente que las llevan a caminar las distancias que hay entre casa y casa, cargando disfraces y libros para los niños.

Esta misma escenas se vive en muchos municipios del Huila, donde los bibliotecarios salen con los libros del proyecto Leer es mi Cuento del Ministerio de Cultura, para leer con los niños y los padres. Estos libros quedan en las casas visitadas para que la lectura siga siendo un insumo de la unidad familiar. Igual, queda la invitación para visitar tan pronto se pueda, las Bibliotecas Públicas del Departamento, las cuales han renovado sus servicios y se encuentran abiertas para servicio a la comunidad.