OPANOTICIAS

Opinión

Hasta luego (?)…

Tenemos que despedirnos sin un ´hasta luego…’ El cimbronazo que viene es duro para nuestro, de por sí, atribulado mundo del 2020.

Hasta
Por: Fernando Amezquita 29 Dic 2020

Por: Fernando Amezquita

29 Dic 2020

 

Los acontecimientos que se desatan ahora mismo, en el interregno de año a año, son irrepetibles, y aunque tengan cuenta regresiva, no los predice cualquier vate –ni poeta ni loco- ni mucho menos, profeta digital en alza. Los gnósticos de esta capital mediante numerología catastrófica acuariana consideran al actual como un año de la muerte (!).

El pronóstico se remonta al pasado doctrinario antiguo y a la proyección de estos 365 días a punto de terminar. Así lo sentenció William Rujana, portavoz de esa práctica esotérica orientalista, durante una charla pública dominical que se cumple al atardecer en la sede del barrio Los Álamos. Más allá de la muerte y del contagio por la pandemia, ningún visionario reconocido acertó en las consecuencias demoledoras del virus, sobre todo contra el ordenamiento social de la participación comunitaria, de las bases constitucionales, de la costumbre normativa.

Consultamos fuentes de origen científico-social (Historia y Economía –la ciencia de la casa-) para entender algunas transformaciones poco sospechadas sobre el particular, aunque salten a la vista al mirarlas detenidamente, con maña: La comunidad desaparece irremediablemente, cuando muere el ejercicio ciudadano de la movilidad, el disfrute de las calles y los espacios públicos de encuentro, del diálogo, de la interlocución en caliente, personal, conceptual. Es decir, los rudimentos de la Historia, en particular, se desploman estrepitosamente cuando sólo se encuentran en una pantalla, sin los fundamentos del antecedente, del seguimiento, del contexto, de la calidez y del calor humano, del ambiente descriptivo.

No solamente el gobierno desaparece a las comunidades con el silenciamiento sistemático de sus líderes: el virus hace lo propio también cuando le cae como ´pedrada en ojo tuerto’ al uribismo para domeñar a las colectividades en forma velada. El síndrome de la pandemia acalla a los ciudadanos y los encierra. También, ese mismo opresor estatal adopta impunemente muchas medidas arbitrarias, sin la natural objeción de los conglomerados y, más bien, aplaudidas por algunos áulicos del monetarismo que se lucran del establecimiento en la figura de vampiros financieros, insaciables, incluidas las agencias transnacionales en contubernio con los opresores hemisféricos.

POSDATA: Muchos consecuentes del statu quo interpretado por los analistas independientes y conscientes (son las condiciones básicas de aproximación a la verdad, al criterio fraternal por la vida del planeta y de la generalidad de sus ocupantes) son soslayados por los manejadores y controladores de la opinión pública interesada, que quieren seguir engañando pese a que el tiempo se acaba inexorablemente. Esta columna ahondará en los cambios que se perfilan desde lo subrepticio, desde las tinieblas y las sombras del 2020, aquellas mismas que engordan la desinformación y, por ende, la ignorancia de sus mártires en turno. El día de los inocentes ya pasó…    

 

 

 

 

 

 


Loading...