OPANOTICIAS

Opinión

Gorky analizado por Marx 

Ha hecho carrera la narrativa de creer que las críticas hechas a la mala administración de Gorky Muñoz, es producto de la envidia de ver como un albañil sin estudios y poca inteligencia, pero habilidad para negocios, llego a la alcaldía de la ciudad de Neiva.

Gorky
Por: Miguel de Leon 06 Ene 2021

Por: Miguel de Leon

06 Ene 2021

 

Yo no creería eso, en una región donde todo el mundo es “doctor” y se le rinde pleitesía a cualquiera en un cargo público de trascendencia, pero sí creo que para la gente del común el problema es de  desencanto y desilusión al ver como uno de ellos, los ha traicionado.  Cosa que no pasa con Iván Duque, en donde todos sabíamos de donde venía y a quienes iba ayudar en su administración y en ese sentido, el libreto entregado ha sido cumplido a cabalidad, entregando el país a  empresarios desalmados e intolerantes, incluso, no hay ninguna sorpresa las leyes que ha aprobado el Centro Demoniaco, eran las que esperábamos de esa mano de corruptos sanguinarios. 

 

Pero lógico de Gorky se esperaba más, o por lo menos la gente del común esperaba más. Y para entender un poco más esta desilusión vamos a citar al viejo Marx, más vivo que nunca. Él lo denominaba “conciencia de clase” y para ello, destaca la distinción entre clase en sí y clase para sí. La primera, refiere a la existencia unas personas que se reconocen en una clase social como tal y la segunda a los individuos que conforman dicha clase en tanto consciente de su posición y situación histórica. Es decir toman partido por su gente. “La dominación del capital ha creado en esta masa una situación común, intereses comunes. Así, esta masa viene a ser ya una clase frente al capital, pero todavía no para sí misma. En la lucha, de la cual hemos señalado algunas fases, esta masa se reúne, constituyéndose en clase para sí misma. Los intereses que defienden llegan a ser intereses de clase". (Marx, Karl; Miseria de la Filosofía)

 

Y claro, eso no paso con Gorky por que no ha ayudado a su clase social, él no tiene conciencia de clase, no sabe quién es, lo de él es lo contrario. Lo del es como lo de muchos,  la alienación; la imposibilidad de ver la explotación capitalista en la propia vida cotidiana. En ese sentido se define la alienación como «el proceso por el cual las personas se vuelven ajenas al mundo en el que viven». Dentro del modo de producción capitalista, el trabajador pierde invariablemente la capacidad de determinar la vida y el destino cuando se le priva del derecho a pensar (concebirse) a sí mismo como el director de sus propias acciones; se le niega la posibilidad de determinar el carácter de dichas acciones; para definir relaciones con otras personas y eso pasa con Gorky y sus amigos, niegan su pertenencia a una clase social y más bien se entregan al mejor postor.

 

Por eso sería bueno que Gorky y sus bodegas, hicieran  una reflexión sobre la frase de Marx: “...No es la conciencia de los hombres lo que determina su existencia; sino a la inversa, su ser social determina su conciencia...”, es decir no importa sus mentiras y su corrupción, será la gente quién los juzgara. Personas como Duque, como Gorky han perdido su conciencia social, solo de esa forma son capaces de robarse las ayudas en tiempos de pandemia o de utilizar recursos públicos para sus torcidos intereses. El hombre toma conciencia de sí mismo como ser social, como individuo social, no como individuo simplemente; entonces deberá tener clara conciencia de que es  sujeto y a la vez objeto de la historia. Y no es el caso de nuestro alcalde.

 

Siguiendo el énfasis dado por Marx a la conciencia de clases, parece claro que la única manera de entender cómo una clase (la clase trabajadora, por ejemplo) articula su identidad y sus intereses de clases es prestando atención a sus relaciones con otras clases (por ejemplo, la clase capitalista). Y uno solo puedo entender lo que sucede, por el arribismo social y el ansia de dinero fácil. Estas formas  de coerción social y el avance de esta forma de dominación que llega a reconfigurar las instancias más profundas del ser humano como la conciencia, los instintos vitales y las formas de vida, es lo que genera esta clase de  sujetos que conforman nuestras sociedades, y sobre todo quienes deciden administrar las mismas. 

 

 

 

 

 

 


Loading...