Encuentran en Egipto la ciudad perdida de Luxor

El Gobierno egipcio anunció este jueves el hallazgo bajo la arena en la monumental Luxor de una gran ciudad de unos 3.000 años de antigüedad que se hallaba perdida y que se encuentra en un buen estado de conservación.

alt=

El Gobierno Egipcio anunció este jueves el hallazgo bajo la arena en la monumental Luxor de una gran ciudad de unos 3.000 años de antigüedad que se hallaba perdida y que se encuentra en un buen estado de conservación.

Se trata del "mayor asentamiento administrativo e industrial de la era del Imperio Egipcio en la orilla occidental de Luxor", situada en el Nilo, indicó el Ministerio de Turismo y Antigüedades egipcio en un comunicado, que calificó el descubrimiento como "la mayor ciudad jamás encontrada en Egipto".

 Los expertos, encabezados por el famoso arqueólogo Zahi Hawas han detallado que los restos, cerca de la monumental Luxor, se encuentran en un buen estado de conservación y que se trata de "la mayor ciudad jamás encontrada en Egipto".

La urbe recibió el nombre de El Ascenso de Atón y estuvo activa durante los reinados de faraones de la Dinastía XVIII, como Amenhotep III o Tutankamón.

De hecho, lo que se estaba buscando era el templo mortuorio de esta farón. Las excavaciones se realizaban entre los templos dedicado a Amenhotep III y a Ramses III.

Y en vez del templo, empezaron a parecer adobes que revelaban la estructura de casas y finalmente, acabaron componiendo toda una ciudad, con dos barrios, uno administrativo y otro comercial. En este sentido, se ha encontrado una panadería, así como una gran cocina con hornos y también piezas de cerámica para el almacenamiento de alimentos.

Hasta ahora han logrado desenterrar varias áreas de la ciudad, donde se han encontrado una panadería, una gran cocina con hornos y piezas de cerámica para el almacenamiento de alimentos en la que debió trabajar un gran número de personas, así como un barrio administrativo y residencial.

También han hallado un área de trabajo con moldes para la producción de amuletos y objetos decorativos y una zona para la fabricación de ladrillos usados en la construcción de templos y que llevan el sello con el nombre el faraón Amenhotep III.