Un renovado salón departamental de artistas

La propuesta de la Secretaria de Cultura y Turismo de reactivar el Salón Departamental de Artistas, es la posibilidad de mirar, de recordar, de analizar, estos fenómenos sociales del país, buscando exigir a los artistas su aporte a la construcción de esos imaginarios que consideran han causado un detrimento a la sociedad.

alt=

 

La propuesta de la Secretaria de Cultura, de abrir convocatoria pública para una investigación curatorial era un reto para encontrar una mirada a nuestra realidad y que nos de elementos de análisis para entenderla. Por eso, el proyecto “AB-ORIGEN, Memoria, Semiótica y Deconstrucción de sur realidades”, el cual se presentaba así “la naturaleza del proyecto es de reconstrucción de la memoria de los diferentes conflictos desde su origen, para poder plantear desde la semiótica esa desconstrucción socio-cultural necesaria”, le dio un carácter diferente a este Salón. 

Nueve artistas participantes y cuatro invitados, cuyas propuestas se desarrollaron paralelas a la investigación curatorial, nos dan elementos para reflexionar sobre nuestra realidad. Hay una participación de artistas desconocidos en los circuitos del arte que provienen de zonas muy diversas del departamento, por ejemplo un colectivo de un resguardo indígena de La Plata y que aportan nociones muy diversas sobre el territorio. Igual, artistas jóvenes. O sea la muestra, pretende reunir la trayectoria de los que llevan un largo camino, la fuerza que transmiten sus obras y la energía que impregnan las nuevas generaciones. Logran entre las diversas técnicas un maravilloso diálogo sobre las raíces que entrelazan el tejido huilense, la relación con la naturaleza, estados del alma, el paisaje urbano y la búsqueda del equilibrio social  para el deleite de todos los asistentes.  

Con esta iniciativa se logra una combinación de los trabajos más recientes de artistas que convergen con la fuerza de sus expresiones en diversas técnicas y temáticas. Alegra la calidad de la participación Laboyana, el de mayor trayectoria Cesar Jerome Valbuena, Omorlain Ramírez, ya es conocido en Pitalito no solo como pintor, sino por su taller de arte donde ha comenzado a formar gente en el oficio artistico y Ángel Ordoñez, es un de sus alumnos. Tiene solo 20 años y ya comienza a mostrarse en el panorama local. La obra de William Giraldo conmueve cuando uno lee todo lo que represento para el artista, hacerla. Todo es el resultado de un laboratorio de investigación-creación, donde el artista se encarga de explorar las nociones de la fragilidad del cuerpo a través de la enfermedad de su padre. El cuerpo se ha convertido en una bóveda visceral, que, a su vez se hace cartografía corporal, como símbolo y estado de la efímera condición humana.  

En otro caso, hay otros testimonios personales y vividos en carne propia, como lo es la violencia contra la mujer. Por eso Lina Maria Caquimbo, busca darle voz a las victimas, y para ello, realizó un encuentro con mujeres víctimas de distintas violencias, y justamente de la escucha realizada, elabora 15 rostros, “que reflejan resiliencia, valentía y empoderamiento. Un trabajo que visibiliza la imagen de la violencia hacia la mujer, reflejada en una manifestación artística. Y cada expositor, nos cuenta diversos conflictos, y el resumen de todos, es justamente la historia de la violencia en Colombia desde la mirada de los artistas del surcolombiano. Pero además de reunir historias, este Salón reune la opinión crítica, al público interesado, el arte del presente, y un solo lugar de encuentro y confrontación de las diversas propuestas.  

Por eso, el día de la apertura, el fallo del jurado sobre los premios del Salón fue bien recibida; el ensamblaje de Cesar Jerome Valbuena, igual el de Lina Maria Caquimbo y la instalación de William Fernando Giraldo y una mención especial para Omarlain Ramirez. El Salón se expone en la sala Ricardo Borrero Alvarez de la Biblioteca Departamental y estará abierto a todos los amantes del arte hasta finales del mes de enero.