Cómo escoger entre las varias clases de lavadoras

Los quehaceres del hogar en ocasiones pueden parecer tediosos o que se roban demasiado tiempo de nuestras vidas.

alt=

Entre la limpieza general como la de los suelos, muebles, paredes, ventanas, cocina y baño los días parecen pasar en un abrir y cerrar de ojos. Al ocurrir esto las posibilidades de entretenernos, trabajar o estudiar se reducen mucho, por lo que las personas buscan soluciones rápidas y efectivas para ahorrar horas.

No es extraño descubrir en las tiendas online que las búsquedas más comunes tengan que ver con el trabajo doméstico en un amplio espectro, como las lavadoras en promoción, aspiradoras automáticas y mucho más. Después de todo, la tecnología relacionada a artículos para el hogar ha hecho avances tan importantes como en cualquier otro campo social. Sin embargo, la protagonista de este artículo tiene un lugar esencial en nuestra casa.

Las lavadoras: sus tipos y la importancia que tienen en el hogar 

Las lavadoras, sobre todo las de clase eléctrica que son las que mandan en el mercado, han reducido porcentajes altísimos del trabajo doméstico en los últimos 30 años. Además, las lavadoras de última generación poseen un mecanismo y una electrónica que hacen que su trabajo sea increíblemente rápido, ahorrando en electricidad, y sin sacrificar la calidad de sus tareas. 

En el caso de una lavadora eléctrica también secadora, por ejemplo, es posible tener nuestras ropas y prendas de todo tipo pulcras y secas en menos de 2 o tres horas, en el mejor de los casos. Son electrodomésticos que realmente funcionan para facilitar uno de los trabajos más duros de la casa. 

Existen muchas clases de ellos, con diferentes funciones y tamaños, tanto lavadora con secadora como sin, lo que permite hacer una elección bien medida a fin de proteger nuestro bolsillo.

Lavadoras de carga de frente

Las lavadoras eléctricas más comunes y vendidas son aquellas cuya carga se encuentra en frente, también conocidas como de “carga frontal”. Las formas de cargas no suelen hacer una gran diferencia aunque, en este caso, es requerido agacharse para meter las prendas dentro y, además es posible cargar un poco más de ropa que en otras clases de lavadoras.

Se trata de los lavarropas más efectivos en sus tareas regulares de lavado y los que, por lo usual, suelen tener más funciones y modos disponibles de uso, los que los hacen muy versátiles. Al mismo tiempo, existen dos clases de lavadoras de carga frontal que dependen de cómo son instaladas: las independientes y las integrables. Ambas pueden tratarse de una lavadora secadora promoción.

Las lavadoras integrables son las favoritas del momento por su estética y la posibilidad de camuflarla en un lugar cómodo de nuestra casa, como por ejemplo bajo nuestra mesada de cocina. Estas, que también vienen como lavadora secadora, pueden aguantar varios kilos de ropa (hasta ocho kilos en las mejores), tienen muchas configuraciones de lavado y secado y poseen un sistema de drenaje muy cómodo para sus usuarios.

Por otro lado, tenemos a las lavadoras independientes. Estas llegan a tener un tamaño bastante mayor a las integrables, permitiendo más cantidades de ropa en el interior. Otra ventaja es que pueden instalarse en cualquier otro sitio de la casa sin inconvenientes, tanto como mientras tengamos un lugar donde pueda drenar el agua cómodamente. Muchas personas instalan estas lavadoras en sus terrazas o patios donde tienden la ropa.

Al mismo tiempo, existen las lavadoras portátiles. Para aquellos exigentes sobre la limpieza de la ropa, como los que viajan a hacer camping o se van de vacaciones por unos días a un lugar sin una acomodación hotelera, pueden adquirir una de estas lavadoras. Se trata de un dispositivo muy pequeño que permite 1 a 2 kilos de ropa para lavar y que puede ser enchufado a la corriente eléctrica y tiene partes fácilmente intercambiables.

Lavadoras de carga vertical 

Como otra opción tenemos a la lavadora de carga superior o vertical, es decir, lavarropas donde la carga de ropa se hace desde la parte superior de la máquina. En este caso tenemos un lavarropas en el cual es más fácil para cargar cuando se trata de personas mayores o con discapacidades. Dependiendo de qué lavadora secadora escojamos, pueden tener un espacio compacto o amplio de carga.

La mayoría de estas lavadoras pueden albergar hasta 50 litros de agua y pueden ser trasladables por dos personas a cualquier parte de la casa. Aquellas con la opción de secado, por otra parte, pueden llegar a tener 1000 revoluciones por minuto, dejando a nuestras prendas en un estado ideal para poder planchar. Por lo general, las lavadoras en promoción de esta clase suelen ser también de las más deseadas en las tiendas online. 

No por nada las lavadoras y secadoras son las más deseadas en los hogares de familias reducidas o de hombres y mujeres solteros: son grandes reductoras de espacio, gastan menos electricidad y son cómodas para instalar en cualquier habitación o zona exterior de nuestras casas.

Una lavadora secadora pequeña es uno de los artículos electrodomésticos más útiles y requeridos por la mayoría de los hogares más humildes dentro de la sociedad. Son efectivos, fáciles de utilizar y recomendados por la gran mayoría de sus usuarios.

Consideraciones básicas de nuestras lavadoras 

Entre los puntos más importantes para tener en cuenta a la hora de chequear las especificaciones de una nueva lavadora secadora eléctrica están los siguientes: capacidad de carga (dependiendo de cuántos vivan en el hogar), las revoluciones por minuto de ella (o más conocidas como rpm) y los programas de lavado (más cortos, más largos, menos o más ruidosos).

Dependiendo de nuestro nuevo lavarropas, será más silencioso o más ruidoso. Aunque este aspecto no es tan importante, consideramos que los horarios en el cual lavamos nuestra ropa deben ser tenidos en cuenta. Puesto que si hacemos nuestra limpieza durante la noche de seguro querremos tener el lavarropas lo más silencioso posible. 

Con estos conocimientos ya seremos capaces de elegir la lavadora más conveniente para nosotros. Todo dependerá de nuestros espacios, necesidades y apuros del día a día. ¡A lavar la ropa lo más cómodos posible!