Telescopio James Webb superó su última prueba para poder ser lanzado

Fecha de publicación: 2021-05-12

El hombre por el cuál estaban ofreciendo una recompensa de 5 millones se entregó voluntariamente y recibirá dos comparendos
imagen-del-post

 

El Telescopio será lanzado en el mes de octubre del presente año en Guyana Francesa, América del Sur, debido a que superó exitosamente la prueba final de desplegar su inmenso espejo. El objetivo es observar los confines del universo.

Su espejo es tan grande que no puede caber en un cohete (mide 6,5 metros de diámetro), por lo que los ingenieros tuvieron que concebir un sistema que le permitiera desplegarse como un origami.

“El espejo principal es una maravilla tecnológica. Los espejos livianos, revestimientos, actuadores y mecanismos, electrónica y mantas térmicas cuando están completamente desplegados forman un solo espejo preciso que es verdaderamente notable”, agregó Lee Feinberg, responsable de elementos del telescopio óptico para Webb en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la Nasa, en Greenbelt, Maryland.

El Webb será transportado en barco desde Estados Unidos hasta la Guyana Francesa, donde será lanzado por un cohete Ariane V.

“Es como construir un reloj suizo de 12 metros de alto, 25 de largo y 12 de ancho, y prepararlo para un viaje al vacío, a -240 °C”, dijo en una conferencia de prensa Scott Willoughby, de Northrop Grumman, el fabricante principal.

El programa de observación para el primer año de actividad del telescopio ya se ha establecido. Científicos de 44 países presentaron más de 1.000 proyectos en total, de los cuales poco menos de 300 fueron seleccionados por un comité especializado.

 

Se han realizado más de 20 años de trabajo en el JWST de más de $ 10 mil millones, que originalmente estaba programado para ser lanzado en 2007, pero se ha visto obstaculizado por una avalancha de errores técnicos, problemas presupuestarios, retrasos en los horarios y una pandemia.

“Webb no se construyó simplemente para hacer lo que hace Hubble mejor”, dijo el científico Klaus Pontoppidan, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial de la Nasa. “También fue construido para responder preguntas sobre el cosmos y sus orígenes que no podemos responder de otra manera“.

Entre ellos, figura la observación de exoplanetas —planetas que se hallan fuera de nuestro sistema solar—, que con el telescopio permitirá analizar la composición de la atmósfera, en busca de agua o CO2, por ejemplo.

Webb resolverá misterios en nuestro sistema solar, verá más allá de mundos distantes alrededor de otras estrellas y explorará las misteriosas estructuras y orígenes de nuestro universo y nuestro lugar en él. Webb es un programa internacional dirigido por la NASA con sus socios, la ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense.

“En otras palabras, explorar las atmósferas de mundos que podrían albergar vida”, dijo Eric Smith, director científico del proyecto para la Nasa. “Webb explorará todas las fases de nuestra historia cósmica”.

 

 

 

 

 

 

Administrador

Periodista