¿Qué diferencia hay entre robarse una empresa o quebrarla?

Fecha de publicación: 2024-02-08

La exgerente de las Ceibas Empresas Públicas de Neiva Gloria Vanegas, entregó la entidad en desgracia financiera, sin más salidas que la intervención de la Superintendencia, según los expertos que les ha tocado descender al abismo en que la encontraron.

imagen-del-post

 

Balances maquillados, una deuda impagable, el sistema de facturación y recaudo fatalmente averiado, entre otra serie de inconsistencias que jamás se habían evidenciado en el negocio de vender agua, que es lo más rentable en cualquier parte del mundo.

 

Es tanto el descaro y la irresponsabilidad con que se manejó la entidad, que nisiquiera pagaron los almuerzos y el pollo que se comieron por cantidades; pues dejaron una deuda tasada en 100 millones de pesos con un restaurante de la ciudad que sólo le fía a los políticos y a la burocracia de turno.

 

El dilema en que me encuentro como periodista, es cómo identificar el verbo que se requiere para transmitir con exactitud lo ocurrido con las Empresas Públicas de Neiva; robo o quiebra, y para tratar de resolverlo recurrí a abogados, contadores, economistas, leguleyos y analistas; a quienes les pregunté si a las Ceibas Empresas Públicas, se la robaron o la quebraron, y nadie se quiso comprometer, pues es muy común en Neiva, que a espaldas de los corruptos todos los detesten, pero cuando los tienen de frente los llenan de elogios a cambio de favores.

 

En ese orden de ideas apelo a ustedes los seguidores, espero que me den las luces suficientes para sortear periodísticamente el dilema.

 

En el gobierno de Gorky Muñoz, ¿quebraron, o se robaron las Empresas Públicas de Neiva?

 

 

 

Administrador

Periodista