Fenómenos urbanos amenazantes

Fecha de publicación: 2023-08-27

En un acto de posesión del magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia Jorge Hernán Díaz Soto el Presidente Gustavo Petro enfatizó en la responsabilidad de la Rama Judicial para frenar el crimen y evitar la disolución del país Durante su discurso Petro recordó episodios pasados como la extinción de un partido político y el acercamiento del crimen al poder político
imagen-del-post

Intervenido disciplinariamente, termina éste su periodo sin pena ni gloria en la prospectiva, más con el dedo acusador y con el desencanto de la gente seria –que todavía queda para bien-. Con una densidad poblacional atraída por las grandes superficies  y una infraestructura óptima de servicios públicos domiciliarios, a las que se suma el fin de la guerra con las antiguas Farc, las susodichas comunas del norte padecen varios males sin solución a la vista, mientras su deterioro amenaza la estabilidad colectiva en términos de movilidad y circulación, incluso la de los propios peatones, de los ‘veci…’ Luego de alcanzar el primer lugar en la accidentalidad de tránsito en el país –un liderazgo que se veía venir y se esperaba con paciencia-, se consolidan aquí unos fenómenos del despelote y de la desidia -¿la opitud?-. Es posible que la ciudad en su conjunto transite por esos peligrosos senderos, asociados al concepto de contaminación y a sus efectos connaturales, calculados por el irrespeto a la paz pública y al medio ambiente sano y por la desvalorización de la existencia. En últimas, las estadísticas de la violencia permanecen allí como unas convidadas de piedra, sin causar reacción en el remedo de institucionalidad que queda, fatalmente. El sólo ejercicio de control de las autoridades puede oxigenar las finanzas públicas mediante unas cifras incalculables, incluidas las de los habituales chanchullos en Tránsito municipal. 

SUJETOS ATREVIDOS 

Entre lo más visible, comenzamos por señalar la violación de las luces temporales de los semáforos –en todos los sentidos-cuando la calzada se encuentra en pleno movimiento vehicular, en la avenida 16 con calle 50: las motos se lanzan entre los carros en movimiento, ejecutando peligrosas maniobras, sin llevar la vía. Ese ‘virus’ registra contagio en el casco urbano, sin excepción, se puede establecer a través de recorridos eventuales por la ciudad. Del mismo modo, ciclistas y peatones reciben amenazas para su integridad física por parte de los cafres motorizados, aunque respeten la luz verde del semáforo para cruzar la calle. Son la parte más débil de la cadena y sufren los daños en el pellejo. Es posible que los conductores de muchos  vehículos involucrados en la situación anormal circulen bajo los efectos de los sicoactivos, del licor y de los estupefacientes de libre circulación. 

ANEXOS INSUFRIBLES 

Una actividad concomitante, de distinto tenor, es la de las chivas rumberas, con un supuesto contenido folclórico. El ruido que lanzan es ensordecedor, y su tránsito, pesado y denso, fue intervenido por las autoridades en Colombia (menos en Neiva). En Manizales encontraron que tales ‘mixtos’ viajan con menores de edad, proveen sicoactivos (droga y licores) en volumen considerable, promueven la prostitución y afectan el medio ambiente por la contaminación auditiva, amén de otras perlas. Los gobiernos dispusieron la prohibición como medida de orden público, apoyados por las comunidades en sus territorios. 

ACCIONES URGENTES PARALELAS 

Las motos escandalosas entraron en una neutralización por parte de los vecindarios afectados por los decibeles exagerados que lanzan estos aparatos, en Pitalito y en el Tolima. La capital del Huila requiere de un líder naturalista, humanista, ecologista, en desarrollo de un nuevo pacto, de un efectivo contrato social. El cambio no da espera. El candidato, al parecer mayoritario, German Casagua debe replantear sus negocios escandalosos (‘Tercer Tiempo’, y los conciertos vallenatos adyacentes, a la altura de la calle 55 con la vía a Alberto Galindo, cruce con la Avenida 16) si quiere consolidarse en los próximos comicios. El ruido de los músicos costeños se escucha en toda la comuna.  

Administrador

Periodista