Wendy Rivera y su vida ‘a la española’ | Opanoticias
Pasar al contenido principal
De Tello a España, ella es nuestra invitada esta semana en la sección Opitas en el Mundo.

Las Islas Baleares en España siguen siendo nuestras invitadas geográficas a nuestra sección Opitas en el Mundo, todo gracias a una joven tellense que ha encontrado en ese lugar, su presente, su estabilidad y la felicidad.

 

Se trata de Wendy Rivera, hermana de otra invitada a esta sección: Linda Loraine y que estando en dicho archipiélago, ha conseguido además, la sensación de conocer nuevos ambientes y escenarios para su futuro.

 

Wendy es de Tello y de su pueblo lo que más recuerda son sus costumbres y su folclor, esos que la terminaron enamorando de su identidad.

 

“Recuerdo que siempre participé en grupos de danzas, fui reina en la escuela José Francisco Miranda siempre tuve ese vínculo con la música la cultura de nuestro Huila”, mencionó.

 

De hecho, dentro de su ambiente escolar, siempre fue conocida por su amor hacia las danzas y cada vez que habían eventos como las izadas de bandera, era común verla dentro de los eventos interviniendo en muestras folclóricas.

 

Incluso su amor por el folclor fue tal que, representó al barrio donde ella vivía en los reinados locales que se celebran en el municipio, si bien no ganó, la experiencia fue algo que la marcó en su vida.

 

Wendy es de Tello aunque siempre se desplazaba a Neiva por motivos estudiantiles. 

 

Estudiando en Neiva

 

Al igual que su hermana Linda, Wendy tuvo una vida escolar entre Tello y Neiva: en principio estudió la primaria en su pueblo natal pero a la hora del bachillerato se trasladó a Neiva y en concreto a la Escuela Normal Superior.

 

Aparte del bachillerato, hizo estudios complementarios de pedagogía infantil aunque no los terminó y a ello se le agrega que hizo cursos de sistemas y de danzas.

 

Fuera de la parte académica, llegó a ser instructora de danzas, hacía trabajos estéticos y vivió por un tiempo en Bogotá, donde trabajó para un almacén de ropa.

 

Wendy junto con su esposo, con quien emprendió el viaje hacia España. 

 

La aventura a su nuevo hogar 

 

Para entonces Wendy ya estaba casa y tenía una hija, en ese proceso llegó a sus vidas la idea de viajar a otro país para buscar un mejor porvenir, en un principio la idea era viajar a Canadá, aunque luego la inclinación atravesó el Atlántico para ir a vivir a Italia pero finalmente el destino quiso que escogieran a España como lugar donde vivr.

 

Una persona que conocimos nos habló un poco del lugar donde vivía él y tomamos la decisión de venir aquí a Palma de Mallorca, mi hermana Linda fue la primera que viajó y pues a raíz de eso pues viajamos nosotros, primero viajó mi esposo y un mes después viajé con  mi hija”, mencionó.

 

Y salvó algunos aspectos como el clima y las horas, todo se le fue dando a ella y a su familia, casi que a pedir de boca.

 

Su presente

 

En la actualidad, Wendy se desempeña como niñera y hace cursos de italiano y alemán, este último porque aspira algún día ir a vivir con su familia a Alemania.

 

Contrario a algunas personas que buscan grandes ciudades o pueblos periféricos, Wendy vive en Palma de Mallorca, la capital de las Islas Baleares y en donde se ha dejado seducir por las maravillas naturales que esta ofrece, en especial, algo que brilla por su ausencia en el Huila: el mar.

 

Palma de Mallorca tiene unas playas geniales  es muy turística y tienes sitios muy hermosos se vive bien como dije antes se vive mucho del turismo”, dijo.  

 

En cuando a la gente, Wendy reconoce que ha tenido roces con la población por el racismo pero también ha encontrado gente que le ha tendido la mano a ella y a su familia y le ha mostrado la belleza humana de España.

 

No es lo mismo

 

Es evidente que Palma de Mallorca no es lo mismo que Tello, algo que Wendy lo tiene muy grabado en su mente y que extraña, sobre todo en fechas donde reina el ambiente familiar.

 

Extraño mucho mi familia, mis padres, la gente y muchas actividades que realizábamos en nuestro pueblo como el San Pedro, las navidades, el fin de año, el asado, el Doble Anís. La verdad aquí preparo todo lo que comíamos en nuestro pueblo no es igual pero bueno es lo que hay”, mencionó.

 

Ese panorama es el combustible que todos los días la motiva para algún día volver a su país natal, algo que, según ella, está escrito y que pronto, se hará realidad.