Víctimas de la desidia | Opanoticias
Pasar al contenido principal

Víctimas de la desidia

leonorperdomo13@hotmail.com

La tragedia de Mocoa fue devastadora, sobre todo porque la mayoría de víctimas mortales y damnificados son personas vulnerables y de escasos recursos, muchas de ellas asentadas en zonas de alto riesgo porque no tenían más alternativa que esa, la de exponer sus vidas día a día.

Es lamentable, pero sobre todo intolerable, que en un país como Colombia, donde existe todo para que sus ciudadanos vivan dignamente, sigan viviendo personas en la completa miseria y peor aún, que tengan que morir porque les tocaba vivir de cualquier manera y en cualquier lugar, todo porque al Estado y sus gobernantes poco o nada les ha importado el bienestar de TODOS sus ciudadanos.

Da mucha rabia e impotencia saber que la mayoría de las víctimas mortales hubieran podido sobrevivir si los planes y las obras de ingeniería se hubieran ejecutado a tiempo; por ejemplo, en 1989 o 1990 por tarde, debido a que en enero de 1989 sucedió también una avalancha del río Mulato provocada por la alta frecuencia de las lluvias. El panorama fue muy similar al actual: Arrasó viviendas, cultivos y obras de infraestructura.

Al respecto, cabe recordar que en ese tiempo el antiguo Instituto Colombiano de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras (HIMAT) hizo un informe, en el que se anunció al Gobierno lo que podría suceder de desbordarse de nuevo el río Mulato. El informe también puntualizaba las medidas que se debían tomar y el presupuesto de las obras.

La primera recomendación fue realizar obras de protección en las orillas del río y programar la reforestación en la parte alta de la cuenca, así como la reconstrucción de la bocatoma; también se recomendaba la construcción de 2500 metros de un dique marginal en malla y piedra, la construcción de ‘azudes’ (muros que dividen el cauce) y de espolones en malla y piedra, dragado con maquinaria, etc. Para la época, la realización de estas obras tenía un un coste aproximado de 82 millones y medio, pero nada de eso se hizo en ese tiempo ni nunca; ¡claro! Los gobernantes estaban (y siguen muy ocupados) llenando sus arcas personales, y como pobres es lo que hay en Colombia, que se jodan.

Estas obras eran urgente realizarlas desde hace 28 años; ahora han tenido que morir cerca de 300 personas, haber más de 400 heridos y 300 familias afectadas, y ni hablar de los desaparecidos que ya son más de 200, para que a Colombia y a sus gobernantes de medio pelo les duela Mocoa.  ¿Será que ahora sí hay platica para estas obras o siguen muy ocupados los gobernantes de turno?

Categoria: 

Opa Tv