Un ejemplo cada día más vivo | Opanoticias
Pasar al contenido principal

Un ejemplo cada día más vivo

En la segunda Feria del Libro que acaba de terminar, mirábamos con mi hijo los diversos libros en exhibición, de pronto el vio un libro con el Che Guevara en la portada y de una me llamo, “mira tu ídolo!!”, yo me acerque y le dije, “no es mi ídolo es un ejemplo a seguir”, el insiste y me dice que es lo mismo. Le digo que no, que para muchos, el nos dejó su pensamiento revolucionario, nos dejó sus virtudes, nos dejó su carácter, su voluntad, su tenacidad, su espíritu de trabajo. Y le muestro una frase que esta en el libro, “En una palabra, ¡nos dejó su ejemplo! ¡Y el ejemplo del Che debe ser un modelo para nuestro pueblo, el ejemplo del Che debe ser el modelo ideal para nuestro pueblo!” dicho por Fidel Castro.

 

Y esto sucedió en vísperas de la conmemoración de los 50 años de la caída en combate de Ernesto Che Guevara y sus compañeros de lucha, el 7 de octubre de 1967, en el poblado La Higuera, en Bolivia. El Che muere en Bolivia y desde ese día, su vida ha despertando emoción, admiración o rechazo, nunca indiferencia. Es considerado un modelo de integridad y audacia, capaz de renunciar a intereses particulares, privilegios y poder para contribuir a la emancipación de los oprimidos. Por eso, las ideologías dominantes lo han querido transfigurar en caricatura, en llavero, en afiche vacío, en anécdota. En imagen de mercaderías. Con todo, el hombre sigue ahí, a veces comparado con Gandhi, a veces con Cristo, iluminando el espinoso camino de los que aspiran a cambiar la sociedad, a los que anhelan justicia social y a construir progreso para todos.

 

Su gran aporte, la construcción de un Hombre Nuevo. Por que la Revolución no es únicamente una transformación de las estructuras sociales, de las instituciones del régimen; es además una profunda y radical transformación de los hombres, de su conciencia, costumbres, valores y hábitos, de sus relaciones sociales. Una Revolución sólo es auténtica cuando es capaz de crear un "Hombre Nuevo" y este, para el Ché vendrá a ser el hombre en el siglo XXI, un completo revolucionario que debe trabajar todas las horas de su vida. No son las nuevas masculinalidades, sino el hombre integral y comprometido con su tiempo y su sociedad. Algo válido ahora, cuando cualquiera dice ser de izquierda, pero carece de ese compromiso y de conciencia del Ché.

 

Octubre tiene memorias de La Higuera, de una escuelita donde fue abatido un hombre (como el mismo le dijo a su verdugo; “Usted viene a matarme… Póngase sereno, porque usted va a matar a un hombre!”) El Che, acribillado por militares en una escuela; sigue caminando. Como las utopías. Como los sueños. Convertido en símbolo de luchas por la dignidad de los pueblos,  Y el viento trae canciones que homenajean a ese que, transformado en cadáver, siguió andando. “¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!”, le hubiera cantado Vallejo en su poema Masa. El Che continúa cabalgando, como don Quijote. Dicen que los vientos del pueblo lo llevan al vuelo. En la historia.


Opa Tv