Sigo sin entender... | Opanoticias
Pasar al contenido principal

Sigo sin entender...

Miguel de León.

 

El Festival Folclorico y Reinado Nacional del Bambuco, como es su nombre oficial,  es considerado patrimonio cultural, al ser una de las celebraciones más relevantes y significativas de la región centro sur del país. Nació desde lo popular, pero con el tiempo se ha convertido en un mundo de élites y vanidades, quienes no se sentían a gusto con que el Gobierno Departamental organizara el Festival, dando prioridad a la cultura popular y no al entretenimiento y diversión light con reinado y rumbas. Por eso, se vendio la idea de que la empresa privada era la única que podía resaltar nacionalmente, a pesar de que el Festival llevaba 55 versiones realizado institucionalmente, sin mayores sobresaltos.

 

Por eso, la idea de una Corporación surge de la Camara de Comercio, Fenalco y las Cooperativas y no desde los gestores culturales quienes son los que en últimas hacen el festival. Sectores sin mayor participación y apoyo en el sector cultural, pero si interesadas en los millones de pesos que mueve el Festival a lo largo de dos meses que duran las fiestas. En ese sentido la apuesta es la inversión oficial  y a las ganancias privadas, las cuales son poco conocidas. Por ello, se necesitaba una empresa que no solo permitiera el fluir de recursos hacia una élite económica, pero a su vez permitiera el ascenso social de las nuevas “señoras venidas a menos”, como se dice popularmente y que de otra forma, solo serían meros objetos decorativos en los sanpedritos locales.

 

Sin embargo, la falta de experiencia y el poco conocimiento de la dinámica cultural, hace que la nueva corporación  gaste en forma desordenada  mucho más de lo que recibe, no tiene claro cómo generar nuevos recursos de los ya conocidos ni de qué vivirá la misma en el futuro, es decir, no sabe como ser autostenible, uno de sus objetivos. Por eso, desde la presentación de la programación, se ve que no hay un proyecto cultural de largo plazo, ni una política frente al patrimonio cultural. La programación no consulta la comunidad ni está conectada con las necesidades del desarrollo de la región, por eso las discusiones se quedan en temas como la ruta de los desfiles, las orquestas que vienen al Festival y temas asi.

 

 

Por eso lo uno ve es la antigua y despreciable Oficina del Festival Folclórico de la Secretaria de Cultura y no una Empresa que iba a hacer rentable el folclor y la cultura, que iban a manejar con decencia el presupuesto, es decir que le iban a dar sopa y seco a la administración pública sobre administración y rentabilidad. Y uno ve los mismos rostros de siempre sacando adelante el año que hace rato perdió ese modelo empresarial. Por que el Festival lo saca adelante la gente comprometida que siempre a estado ahí, por que los gestores culturales han hecho un trabajo esencial a pesar de las barreras impuestas, igual, al Festival  lo saca adelante el acompañamiento de la Secretarias de Cultura y lógicamente, la gente de la calle que siempre esta a la expectiva de la programación para asistir, aplaudir y gozar de las fiestas. Entonces, uno termina preguntando, si los recursos son del gobierno, la programación es oficial y el personal es pagado por el gobierno, entonces, ¿ para que existe la tal Corporación ?