Lida Jimena Marín: creatividad y adaptación con nombres propios | Opanoticias
Pasar al contenido principal
Desde Chile llega nuestra invitada en la sección Opitas en el Mundo, una joven ingeniera de profesión que pone sus talentos al servicio de la salud.

Para vivir en el exterior siempre es necesario contar con muchas habilidades, entre ellas ser recursivo, tolerante, adaptarse a las situaciones y reinventarse conforme a ellas, ese es el caso de la invitada de esta semana en la sección Opitas en el Mundo.

 

Se trata de Lida Jimena Marín, una ingeniera neivana radicada en Santiago de Chile y cuya vida se ha caracterizado precisamente por saberse adaptar y despedir creatividad en todo momento para hacer frente a las situaciones que se presentan.

 

Tuve una infancia marcada por la pobreza material, eso más allá de ser una limitante para mí fue un estímulo a mi creatividad y logró alimentar ese espíritu que todo niño tiene y que cuando se es adulto se pierde en muchas ocasiones”, expresó.

 

Recuerdos de Rivera.

 

Pese a nacer en Neiva, Lida tiene un vínculo especial con Rivera. 

 

Conservo recuerdos maravillosos mi infancia allí, siempre con esa imaginación intacta y dispuesta a pasar las mejores aventuras… Allí vivían mis abuelos maternos, tíos y primos, es imposible olvidar esa Rivera fresca, la comida en leña y los paseos al río en familia. Puedo decir que le debo a mi infancia, lo que hoy soy”, expresó.

 

Lida completó su proceso escolar en el Colegio María Auxiliadora de ahí, partió del Huila para irse a Popayán con el propósito de estudiar Ingeniería en Electrónica y Telecomunicaciones en la Universidad del Cauca.

 

Lida junto con su novio Pablo, con quien ha encontrado el amor y la pasión por ayudar a los más necesitados. 

 

Estando en suelo caucano, de nuevo explotó su creatividad y mientras estudiaba, tuvo algunos emprendimientos.

 

Mientras yo estudiaba al mismo tiempo trabajaba con mi mejor amigo, tuvimos un negocio de venta y mantenimiento de computadores, fue divertido pero nos quitó mucho tiempo, por momentos perdimos el foco y descuidamos el estudio y eso no fue del todo bueno” recordó.

 

Primero Argentina

 

Lida terminó sus estudios y viajó al exterior, su primer destino fue Argentina.

 

Vivió durante 6 años en Buenos Aires Capital Federal, durante ese tiempo afloró su sed de conocimiento: estudiando dos maestrías una en Gestión de Proyectos en la UBA (Universidad de Buenos) otra en Psicooncología para niños y adolescente en la Universidad de Favaloro, no conforme se resolvió a estudiar las carreras de Creatividad Digital y Planning Estratégico en la Escuela Superior de Creativos Publicitarios.

 

Para nuestra invitada estudiar ha sido algo apasionante y más cuando lo ha llevado a la práctica en su vida diaria.

 

Lo más importante es darse la posibilidad de estudiar lo que a uno le apasiona verdaderamente, finalmente vas a dedicar una buena parte de tu tiempo de vida a eso no?”, explicó.

 

Junto con Pablo, Lida ha vivido en Argentina y Chile. 

 

Luego Chile

 

Estando en Argentina, a su novio le llegó una posibilidad laboral en Santiago de Chile, situación para la cual él no se lo pensó y ella lo acompañó en esta nueva aventura.

 

Contrario a lo que pasa con algunos opitas que llegan a este país, para Lida, el haber vivido mucho tiempo en Argentina fue una especie de preparación y prueba para su vida en la nación austral, por lo que no ha tenido problemas de adaptación.

 

“El haberme pasado seis años en Argentina, me ayudo. Si me hubiera ido de Colombia a Chile directamente, creo que hubiera sido difícil pero la verdad me adapté muy bien, me la tomo con tranquilidad y disfruto todo lo que más se pueda”, explicó.

 

Una experiencia que los impactó 

 

Lida Jimena y Pablo, su novio, fueron impactados por una experiencia personal relacionada con el cáncer, esa experiencia les dio la inspiración necesaria para ayudar a niños y familiares marcados por esta enfermedad.

 

“Comenzamos cuando Pablo hizo su tesis de grado en Popayán, desarrolló una aplicación para mejorar la calidad de vida de niños, adolescentes y adultos con cáncer en Popayán. Gracias a este estudio conocimos a Yuri, una niña de 4 años con una Leucemia Linfoblástica Aguda LLA que no tenía a sus padres, tuvimos la fortuna de ser sus tutores, sus padres de corazón. Juntos luchamos contra esta enfermedad, dimos todas las batallas posibles, pero lamentablemente nuestra hija murió. Fue una niña muy valiente y alegre. El paso de su vida por la nuestra fue verdaderamente inspirador. No vuelves a ser la misma persona de antes luego de haber compartido y vivido de cerca la lucha de las personas con cáncer, en especial la de los niños. Terminas valorando el inmenso milagro que es la vida”, explicó.

 

Tiempo después ese amor por la tecnología y su disposición a ponerla al servicio de la gente, se hizo realidad con la creación de Hope Makers (www.hopemakers.co), tal cual traduce su nombre “creadores de esperanza”, un estudio de innovación que desarrolla soluciones tecnologías para ayudar a niños y adultos con cáncer y sus familias.

 

Lida Jimena es una mujer muy ligada a su familia, en la foto, junto con su sobrina. 

 

Pensamos en soluciones que no sólo pasen por mejorar la vida del paciente que es nuestro objetivo primario, sino que también contribuyan al equipo médico, psicológico, a sus familias y su ambiente. Actualmente estamos desarrollando una aplicación móvil que ayude a los doctores a detectar los niveles de dolor en los niños con cáncer, esta aplicación estará disponible y será gratuita para Latinoamérica”, mencionó".

 

Aunque es de creación reciente, en poco tiempo el proyecto ha experimentado un crecimiento y en la actualidad, se trabaja con fundaciones en Neiva, Santiago de Chile, Buenos Aires y Mar del Plata.

 

Gracias a su labor, no sólo pacientes niños y adultos, familias, cuerpo médicos y psicólogos han contado con su ayuda para poder sobrellevar esta realidad.

 

Actualmente está en San Francisco EEUU por unos meses, estableciendo conexiones y definiendo proyectos a implementar para lograr ayudar más niños con cáncer de la región. Luego volverá a Santiago.

 

Volver al Huila

 

Jimena se encuentra a gusto en Chile y en medio de la ausencia de su tierra ha encontrado en su adaptación, trabajo y creatividad, una manera para estar integrada en el mundo, eso sí, como buena opita, echa mucho de menos esas experiencias, saberes y vivencias que solo se encuentran en el Huila.

 

Del Huila extraño a mi familia, los almuerzos del domingo con mi abuela, extraño las conversaciones con los abuelos, el café de la tarde, las achiras y nuestra cultura, dejé a grandes hermanos de vida, lejos se extraña mucho la calidez humana que te recuerda de dónde vienes y quién eres”, declaró.

 

Si bien ella no tiene previsto volver a su tierra de forma definitiva, sabe que las puertas de su emprendimiento siempre estarán abiertas para su gente y que desde su hacer le tenderá una mano a su tierra, en todo lo que ha aprendido.

 

“Siempre que pueda iré al Huila. En los proyectos que implemente una de mis prioridades será Neiva porque hay que devolver algo a la tierra que tanto nos dio. A las personas que deseen contactarme les dejo la dirección de mi sitio web www.hopemakers.co y nuestro correo electrónico info@hopemakers.co”, concluyó.


Opa Tv