La última velita de aniversario | Opanoticias
Pasar al contenido principal

La última velita de aniversario

En 1953, el general Gustavo Rojas Pinilla, decreta una amnistía para que se acogieran los guerrilleros liberales y las autodefensas campesinas, las cuales surgen como respuesta a la violencia conservadora de pajaros y chaluvitas. Algunos de estos campesinos liberales se organizaron y lograron el control de territorios, lo cual fue denunciado en el Congreso como "repúblicas independientes" y “focos de subversión comunista” que debían ser exterminadas. El Gobierno inició su ofensiva militar contra la zona sin mayores resultados.  En mayo de 1964 el conflicto se agravó con el gobierno de Guillermo León Valencia, quien emprendió la Operación Marquetalia, conocida por el gobierno como Operación Soberanía, con 16 mil soldados y asesoría de militares estadounidenses del Plan Laso contra 48 guerrilleros de Marquetalia.  

 

La cruenta Operación Marquetalia incluyó movilización de tropas por aire, tierra y agua con participación de infantería, artillería y aviación. El 27 de mayo de 1964, se produjo el primer combate y, por esta razón, para las FARC, desde el punto de vista histórico, equivale a la fundación de esta organización insurgente. Aunque en lo formal, la decisión fundacional fue en la Segunda Conferencia Guerrillera del Bloque Sur, realizada entre el 25 de abril y el 5 de mayo de 1966. Esta se realiza en el sector de Río Chiquito, se nombró un Estado Mayor en el que Manuel Marulanda fue elegido comandante en jefe  y Ciro Trujillo como segundo al mando. Esta sería la narración  fundacional de un movimiento insurgente que después de 53 años de lucha, conmemoro su último año como un grupo armado. El próximo año ya estarán reincorporados a la vida civil.

 

Pero la fecha no tuvo tanta trascendencia, y menos, se ve como un logro mayor del Acuerdo de La Habana. En palabras de los propios guerrilleros, esto significa el fin de una larga lucha y el comienzo de otra: el de transformación a un movimiento político legal, como lo establece el pacto firmado con el gobierno de Santos. "Nuestra marcha es irreversible hacia la paz y la reconciliación", afirmó Iván Márquez, jefe negociador de las FARC, quien en nombre de la guerrilla pidió nuevamente perdón "por las afectaciones" que hayan podido causar en medio siglo de conflagración.De cualquier manera, todo indica que más allá de la fiesta y la celebración, el hecho de que después de 53 años de lucha armada, la guerrilla esté en tránsito hacia su desmovilización y la legalidad, marca un hito histórico para Colombia.

 

Es posible que esta semana se anuncie la ampliación del plazo para el desarme definitivo. Y el presidente Santos anunció que expedirá varios decretos ley de cara a agilizar la implementación de los acuerdos. Y aunque los apocalípticos de la paz cargarán otra vez en contra del proceso, no cabe duda de que a pesar de los escollos, lo valioso de todo lo que está pasando es que los compromisos se mantienen y que la paz es ya irreversible. Por eso, las FARC ya iniciaron el debate sobre la transición de la estructura político-militar hacia la constitución de un Partido Político, se encuentran debatiendo las llamadas “Tesis de Abril”, Tesis Preparatorias del Congreso Fundacional de las FARC bajo la consigna: “Por un Partido para construir la paz y la perspectiva Democrático – Popular”. Es así que nos encontramos –quizá- en el último aniversario de las FARC, como organización político – militar cuyo transitar avanza hacia la lucha política con los mismos anhelos desde su nacimiento.