El paro... no es de los profesores, es por nuestros niños | Opanoticias
Pasar al contenido principal

Tras trascurrir  más de una semana de cese de total de actividades a raíz del PARO NACIONAL DEL MAGISTERIO, este acontecimiento que afecta  o favorece según la perspectiva y los intereses a defender a aproximadamente 10 millones de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de todo el territorio nacional.

Rumores, desinformaciones, incumplimientos  del gobierno nacional, opiniones encontradas, palabras de apoyo y  hasta criticas suscitan de la huelga que ya completa 10 días, y que  es pertinente mencionar hoy genera un malestar generalizado  pero demasiado injusto entre millones de padres de familia, que reclaman sin contexto que nuestros maestros vuelvan  a  sus aulas de clase como si nada.

RUMOR: que el magisterio no tiene la fuerza suficiente para negociar con el gobierno comentan en los círculos de poder, termina  siendo  falacia si analizamos  que las marchas y actividades sindicales organizadas a lo largo y ancho del territorio nacional generan cada día  más adeptos.

DESINFORMACION: que no hay plata; que las peticiones de nuestros maestros son desbordadas; que el gobierno nacional  es el mayor interesado en  negociar;  pero sobre  todo la desinformación más grande que las manifestaciones sindicales   no demuestran fortaleza, contundencia y unidad.

INCUMPLIMIENTO DEL GOBIERNO:  el Plan Nacional de Desarrollo contempla el primer gran incumplimiento, PAZ-EQUIDAD Y EDUCACION, contempla  planes, programas y proyectos que fortalecerían los procesos educativos en todo el país,  ítems  que contemplan solución definitiva a la problemática de los restaurantes escolares y de trasporte escolar, mejoramientos  en infraestructura educativa, acceso a la educación en etapas tempranas de crecimiento, capacitación  a docentes, igualdad  y nivelación salarial, mejoramiento en la calidad de la prestación del servicio de la salud hacen parte de la amplia lista de incumplimientos   por parte del gobierno no solo con FECODE, sino con los colombianos que  depositamos nuestro voto de confianza y que hoy no podemos estar arrepentidos porque en una abalanza preferiría un gobierno malo, que un gobierno de sangre.

Por su puesto y como ya es costumbre  todo lo anteriromente expuesto y el contexto de malestar generalizado   conlleva a una polarización referente a quien tiene la razón, por un lado están nuestros maestros con añejas y justos causas,  y  por toro el gobernó nacional que  está hundido en una crisis de liderazgo a escalas  galácticas.

Finalmente  expresaré mi  sentido de admiración, de acompañamiento, y de apoyo a nuestros maestros que  día tras día trabajan por llenar  nuestro país de letras y no de sangre, a esos que enseñan a vivir en paz y para la paz, a quienes dedican su vida a la enseñanza, y a quienes recordaremos siempre.

¡ VIVA EL PARA NOCIONAL INDEFINIDO! ...  NO ES  DE LOS  PROFES ES POR NUESTROS NIÑOS.