El oficio de lo cotidiano | Opanoticias
Pasar al contenido principal

El oficio de lo cotidiano

Sin la voz de los hombres nada podría nombrarse ni sentirse llamado. Ella es quien da importancia a los objetos cotidianos. No hay nada tan inmenso. Llena espacios vacíos, justifica la vida, actualiza recuerdos, aminora el dolor, da calor a una casa, ilumina una noche. Y nos desempareja de los muertos. Por eso, “A los pies de la poesía, esta la cotidianidad. Ese ir y venir del día a día, donde hombres y mujeres vemos pasar la vida, con el único objetivo de no ver llegar la muerte”, como nos define la poeta Ana Patricia Collazos, la razón de los versos del libro Confesiones de Adonis Tupac Ramírez, presentado en la Feria del Libro en Bogotá y que hace compañía de otra novedad editorial, el poemario  Beso de Nube de Gerardo Aldana García.

 

Curiosamente, los dos autores tienen oficios diversos, pero sacan tiempo para darle vida a las palabras. Adonis es médico cirujano nacido en Neiva y Gerardo es Administardor de Empresas, nacido en Gigante. Ambos pagaron de sus propios recursos la impresión,   utilizaron editoriales locales y se acompañan de ilustraciones de mujeres pintoras. Igual, su estilo consiste en una equilibrada conjunción entre claridad y lucidez para ofrecer cuestionamientos estéticos contundentes, sin mayores complicaciones mentales, pero sin caer en simplificaciones y con una sensibilidad  muy particular. Gerardo es más organico y Adonis mas lirico, pero en ambos se sienten los caminos recorridos, las lecturas realizadas, los autores que han ido descubriendo en su senda vivencial. No sé si se conozcan personalmente, pero lo van a hacer.

 

Por que los dos, están citados por la Biblioteca Departamental Olegario Rivera para el Viernes 30 de junio a las 10 de la mañana, para participar en un conversatorio titulado  “Oficios Poéticos”, en donde ambos poetas nos hablaran de sus aprietos y alegrías en el desempeño de sus oficios y, a su vez, harán un cumplido a la poesía cotidiana, a su quehacer habitual y a la vida. No importan las fiestas, Gerardo promete “un soneto que sigue a la muerte de otro, / abrumado ante el torso de la musa / que espero. / Voy a herir certero tu apatía, / rasgaré el límpido manto, / que evade mi inspiración…”

 

Igual, Adonis nos leera, “Soy tuyo desde mi instinto, / tan tuyo como mi alma / que cada mañana / al escuchar tu respiración / y descubrir tu mirada / se vuelve palabra”. En ese sentido, va mi abrazo fraternal para los dos poetas, igual, que la invitación para todos para conocer esta experiencia trascendental. Un desafío que han asumido y que consiste  en darle voz al secreto de los hechos, a lo amenazado por la insignificancia. Y eso lo rescatan en sus libros, que igual se pueden conseguir en la Biblioteca Departamental, comprarlos y conocer otra mirada de la cultura huilense distinta a la pachanga y las reinas.