El negocio de los "medicamentos pendientes" | Opanoticias



Poco he utilizado los servicios de salud de mi EPS Cafesalud, sin embargo este año requerí utilizarlos, entre ellos y específicamente en dos ocasiones, una consulta pediátrica, para mi hijo de 5 años por un dolor crónico abdominal, y en ambas le han formulado medicamentos. Se ha vuelto costumbre por parte del proveedor el de entregar solo una parte de ellos. También observo que no solo soy yo a quien entregan de manera incompleta dichos medicamentos formulados para supuestamente mejorar su condición de salud/enfermedad aguda o crónica, volviéndose costumbre ya, esta negación de servicios, y ninguno (me incluyo yo) hace nada. Ni los usuarios, ni la EPS toman correctivos. La respuesta incluye una amplia gama de justificaciones que incluye: no hay, no han llegado, hay que esperar, la otra semana, deben tener paciencia, la EPS no paga, si quiere ponga la queja, y hasta le anotan en un papel el número de la Superintendencia Nacional de Salud para que nos quejemos, y así pasa y pasa y terminan nunca entregando la totalidad de los mismos.

 

Sin embargo el no hacer nada, significa y expresa la impotencia de no poder hacer nada, ante unos entes de control incompetentes e incapaces, de desarmar una estructura perversa, que hace parte de la cultura organizacional establecida, que para el caso de los “medicamentos pendientes” obedecen a estrategias planeadas para la contención del costo medico; Osea que los “medicamentos pendientes”, no son fallas en el servicio, producto de las demoras de los procesos de adquisición, que casi siempre la responsabilidad recaen en los mandos medios de la entidad, sino que obedecen a políticas institucionales bien planeadas por la alta dirección y/o gerentes que no les cabe en sus cabezas un pensamiento humano, creativo y prospectivo que permita garantizarle a su población afiliada una mejor atención en salud.

 

Ahora bien, esto pensando que se trate de una estrategia de contención de costo, pero analizando el día a día en la entrega de medicamentos “de los que hay” y no entrega de “medicamentos pendientes”, observamos que al paciente le entregan la fórmula original con un sello de “PENDIENTE, pero, la formula con la que se queda el proveedor, está con la firma del usuario o paciente y es posible que terminen cobrando como si lo hubiesen entregado, ya sea que la EPS pague al proveedor de medicamentos por evento (cada formula) o capitado (por cada usuario un monto fijo), en ambos casos la no entrega de “medicamentos pendientes” es un negocio, y en este caso presuntamente, no estaríamos ante una estrategia de contención de costos sino, ante una estructura criminal organizada para el robo sistemático de los recursos de la salud.