Descubre los riesgos de usar Wi-Fi de acceso público | Opanoticias
Pasar al contenido principal

Hoy en día las redes Wi-Fi son un servicio que abunda en todas las ciudades del planeta. Es prácticamente imposible caminar una cuadra sin que el teléfono móvil detecte una red abierta a la cual poder conectarse. A primera vista esto es algo grandioso: Internet gratis equivale a reducir el gasto de datos móviles y a menudo es incluso más veloz. ¿Pero qué riesgos trae usar Wi-Fi de acceso público? En esta nota, Neolo hosting comparte todo aquello que debes tener en cuenta si deseas usar este tipo de redes.
 

  • Redes desconocidas

Cuando se usa una red de acceso libre, se corre el riesgo de no saber a dónde uno se está conectando. Las amenazas son mayores cuando la red es anónima, es decir, cuando no sabemos el origen de la misma. Hay que sospechar si aparecen redes sin contraseña, ya que a menos que sea un negocio, nadie gana compartiendo su servicio. Sólo se recomienda conectarse cuando sepamos con seguridad el origen de la misma, como por ejemplo en una cafetería o restaurante. Ante la duda, siempre es mejor usar los paquetes de datos móviles.

  • Contraseñas

La mayoría de los sitios exigen a sus usuarios contraseñas alfanuméricas. Si bien esto dificulta el hackear una cuenta, cualquiera puede acceder si es demasiado simple. No es necesario entrar en pánico y cambiar todas las contraseñas, pero sí se recomienda fortalecerlas en los sitios más habituales. Evita nombres o palabras simples, en su lugar prueba con expresiones propias o palabras inventadas. Ten en cuenta que es bueno usar alguna mayúscula y aún mejor incorporar números -estos no tienen que seguir una secuencia como 1,2,3,4-.  

 

  • Documentos almacenados

Estando conectado mediante Wi-Fi, se puede estar compartiendo archivos sin saberlo. Para evitar esto, lo más simple es configurar la red como pública. El Firewall instalado se encargará de bloquear posibles ataques. No debes olvidar que para que esto surta mejor efecto hay que actualizar constantemente el sistema operativo. También habrá que  habilitar la verificación en 2 pasos, prácticamente todo sitio ya la tiene. Así, si alguien ha obtenido la contraseña, al no tener nuestro móvil no podrá acceder a la cuenta. En cuanto nos llegue el mensaje de texto, sabremos que estamos siendo hackeados.   

  • Sitios a evitar

Existen webs donde se almacena información muy importante que no deben ser visitados en redes públicas o computadoras ajenas. Un ejemplo es el acceso online a las cuentas bancarias; se debe tener especial cuidado ya que estos sitios permiten transferencias de dinero. Además de poder hacer compras en el acto, aquel que tenga la contraseña puede acceder a todos nuestros datos fiscales. Lo peor que puede suceder es que termine siendo víctima de robo de identidad.  En el caso de necesitar ingresar, es mejor hacerlo mediante datos móviles que encriptan la información.
 

  • Protocolos de seguridad

Ingresar a un sitio HTTPS, es contar con una conexión cifrada y la identidad de la página ha sido verificada. Si no se observa el HTTPS significa que estamos en una web falsa, donde están intentando robar nuestra información; o en todo caso un sitio que no cuenta con los protocolos activos y es susceptible de amenazas.

Ahora que conoces los riesgos de las redes públicas, no olvides compartir este artículo a aquellos que no lo saben.