Cuando despertemos, el Quimbo todavía estará ahí | Opanoticias
Pasar al contenido principal

El puente festivo, tuve la oportunidad de estar en la Semana Cultural de San Agustin presentando mi libro "Los Cuentos del Guacacallo" junto a Jairo Fernando Silva y su poemario "Cepa de Vid". Antes de nosotros se presento el libro “El Quimbo, Extractivismo, Despojo. Ecocidio y Resistencia”  del  profesor Miller Dussan Calderón y me quede escuchando al conocido profesor universitario. Antes de hacerlo, alguien me dijo "otra vez el mismo profesor con el mismo cuento de El Quimbo". Y si, era sobre ese tema, pero el problema es justamente ese, como ya se construyo la represa y ya Emgesa esta ganando dinero con ese proyecto, entonces todo se acabo, ya para que seguir. Pero el problema es ese; que la lucha apenas comienza, que el Quimbo y como otras represas,  fue para muchos, el campanazo inicial de una lucha que no es local sino globalizada, de todo el mundo.

 

Claro, el Gobierno firmo un acuerdo de paz con las FARC pero la guerra contra el pueblo Colombiano sigue con mayor intensidad y en este caso especial, la estrategia se llama “las locomotoras del desarrollo minero energéticas y los agronegocios” la cual esta incluida en lo que el presidente Santos ha llamado “las locomotoras del desarrollo”. El profesor Dussán, insistio como, el gobierno impone una “legislación para el despojo, la represión y la judicialización de los procesos sociales ante los múltiples conflictos sociambientales y culturales generados por los megaproyectos enérgeticos”, en ese sentido, se recordó como la represión a la protesta social y el asesinato de defensores de los Derechos Humanos y del Medio Ambiente, aumenta día en día.

 

Y el problema no es solo El Quimbo, sino la pretención del gobierno de seguir construyendo represas de mano de las transnacionales  a lo largo del rio Magdalena. Se habla de 17 represas, de las cuales, se construirán 7 a lo largo del Huila, incluyendo una en el cañon del Pericongo. Aca hay una continuidad del actual gobierno con los gobiernos anteriores, lo que muestra que la pelea de Santos y Uribe es solo una pantonimia para descrestar incautos. Es la prolongación de las políticas neoliberales  y la priorización  de la confianza inversionista y de la llamada seguridad demócratica para favorecer los intereses ecónomico de las transnacionales violando principios constitucionales y el bienestar del pueblo. Para ello, se creo en la Jagua, Garzón, el Batallón Especial Energético  No. 12 “coronel Jose Maria Tello” para garantizar la seguridad de El Quimbo.

 

A la misma hora de la presentación del libro del profesor Dussán, se cerraba la semana cultural en el polideportivo de San Agustin, donde la danza y la música llenaron el mismo. Pero la gente que asistió a la Casa de la Cultura, escucharon con preocupación el conversatorio del profesor. Y en el rostro de todos, quedo la angustia frente a lo que sigue. Como hacer frente a un gobierno que busca despojar sus medios de vida y a los activos y los capitales de que disponen sus pueblos, sus gentes, las cuales se suponen que son los beneficiarios de las políticas públicas y no las grandes transnacionales, preocupadas solo por el despojo y la ganancia y no por el cuidado de la naturaleza. Por eso, una frase de William Ospina cerro el conversatorio, “Nosotros no sólo somos los defensores del río; nosotros somos el río”.


Opa Tv