Carlos Caicedo y su invitación por una Colombia diferente | Opanoticias
Pasar al contenido principal

El ex alcalde de Santa Marta y precandidato presidencial Carlos Caicedo estuvo de visita en el Huila presentando su ideario político y sus intenciones de ser tenido en cuenta en las elecciones presidenciales del año entrante. 

 

Caicedo, aparte de ser alcalde de Santa Marta, fue rector de la Universidad del Magdalena durante una década, en la cual logró recuperarla y consolidarla como una entidad de respeto en el norte de Colombia. 

 

En diálogo con OPANOTICIAS el aspirante mencionó los planes que tiene en mente de cara a los comicios electorales. 

 

¿Qué ideario tiene de cara para estas elecciones? 

 

“Estamos en territorios afectados por el excesivo centralismo, la alta concentración de recursos y decisiones en Bogotá y particularmente en el poder ejecutivo, ha conducido a degenerar una especie de macrocefálico poder centralista y un raquítico poder territorial, algo que debe cambiar”. 

 

¿Cómo califica el sector salud y educación? 

 

“La red hospitalaria en Colombia hace aguas, la atención para los más pobres es pésima y estratificada y los intermediarios negocian la salud, lo mismo tenemos en la educación donde la mitad de los jóvenes no van a la universidad y se creó el programa Ser Pilo Paga donde los mejores estudiantes en su mayoría van a las universidades privadas, si no hay un sistema público fuerte, los pobres no saldrán de la pobreza, eso genera una brecha social enorme”. 

 

¿Cómo ha sido su experiencia en el Magdalena? 

 

“Asumí la universidad pública, de la que fui rector por 10 años, en crisis y la transformamos con el apoyo de los estudiantes y el profesorado y cuando fue atractivo llegaron los parapolíticos quisieron sacarme de la universidad, me hicieron un montaje, me privaron de la libertad, probé mi inocencia en tribunales de Bogotá y tomé una decisión que fue la de dar la batalla y nos lanzamos a la Alcaldía, en la Alcaldía se dedicaron a poner trabas y dificultades pero recuperamos la seguridad en la ciudad y avanzamos en la recuperación d la soberanía tributaria, recuperamos el manejo del agua, no fue fácil pero nos enfrentamos y fue un éxito, creo que los cambios son posible y hay una gran oportunidad”. 

 

¿Se visualiza un panorama en el que usted sea el presidente pero con un congreso dominado por clases tradicionales? 

 

“Un gran riesgo es que el Congreso sea gobernado por las mayorías tradicionales, yo tuve un caso en la Alcaldía de Santa Marta en donde la mayoría de los concejales pertenecían a la misma clase política tradicional, nos hicieron la vida imposible pero con la organización que hicimos, ayuda de la ciudadanía y el control social, permitió que al final se dieran las autorizaciones para que las cosas se dieran, todo pasa por no elegir solo a los mismos en el ejecutivo, también en no elegir a los mismos en el legislativo, la formula debe ser simultánea”.

 

Caicedo fue Alcalde de Santa Marta y rector de la Universidad del Magdalena. 

 

¿Qué postura tiene usted frente al fenómeno popular de rechazo a los proyectos minero energéticos?

 

“Colombia no puede seguir extrayendo plata, esmeraldas, oro, carbón y petróleo, enriqueciendo a los nacionales que están en el negocio y a sus socios multinacionales, empobreciendo los ecosistemas sin que haya compensación a las comunidades, hay que oponernos a ese modelo extractivo porque las condiciones legales favorecen a los extractores de recursos y desfavorecen al país y a los ciudadanos, hay que modificar el modelo en el caso que los recursos beneficien al país”. 

 

¿Cuál es su postura frente al tema ambiental, en particular la Amazonía?

 

“Vamos a hacer fórmula con un indígena que ha venido trabajando con los temas ambientales porque hay un fenómeno de cambio climático en el país que hay que entender son fenómenos de responsabilidad del hombre y en la Amazonía debe haber una política de protección a una biodiversidad única porque la amazonía es el pulmón del mundo y esta fábrica de aire se está degradando porque no hay control en tema de explotación forestal y minera, falta mucha más autoridad”. 

 

¿Cuál es su postura frente a las relaciones con los países vecinos?

 

“La ciudadanía no puede pagar por las diferencias políticas de los gobiernos, somos repúblicas hermanas, compartimos el mismo territorio, compartimos una historia y más allá de esos, ¿cuántos de nosotros no estamos ligados consanguíneamente con nuestros países vecinos?, debemos hacer caso omiso de las diferencias políticas de los gobiernos y tener una política de integración fronteriza y de movilidad entre los ciudadanos de ambas fronteras, soy de los que creo que hay que respetar la autodeterminación de los gobiernos y los asuntos internos”. 

 

¿Qué opinión tiene frente a la ideología de género? 

 

“Pienso que los colombianos tenemos que respetarnos entre nosotros y no dejarnos manipular de los políticos que acuñan unos conceptos que no tienen otro objeto que la polarización, Colombia firmó unos tratados internacionales sobre el libre desarrollo, la libre expresión y la libre sexualidad, estos tratados deben ser respetados…una iglesia que intervenga activamente mediante la polarización de temas en el ámbito espiritual al ámbito político, eso fractura a una sociedad y traiciona una máxima que es el amor al prójimo, algo que promueve la Iglesia Católica y las iglesias cristianas, esta estigmatización no tiene nada que ver con el amor”. 

 

¿Frente al tema de la paz, qué tiene pensado? 

 

“Nosotros tenemos pensado crear el Ministerio de la paz y el posconflicto y así como en el caso de Santa Marta, se ha creado una Consejería para la Paz y una Consejería en temas espirituales, creo que es algo que debe expandirse a nivel nacional por un tiempo de 20 años para el cumplimiento de los acuerdos de paz, nadie va a querer venir un país en guerra y necesita liberar recursos de la guerra para diversificar su economía, hay que buscar infraestructura en el campo, creo que hay que cumplir con los acuerdos de paz, incluso con los espacios políticos en el congreso para los guerrilleros, es mejor que ellos estén sometidos que estén debatiendo sus ideas a que ‘echen bala’ en el campo”. 

 

¿Contempla alguna posibilidad de alianza?

 

“Debería ser un norte, hemos trabajado con la ciudadanía para que converjan ideas, en lo que no estoy de acuerdo es que tres o cuatro personas se pongan de acuerdo sin considerar las expectativas de cambio, por eso recogemos nuestro aval por firmas pero en algún momento estamos pensando en converger, mediante una agenda de desarrollo de Colombia que tenga propuestas de cambio, no me parece juntarnos solos por conveniencia, sino por las ideas y los deseos de cambios”.