Ana Milena Conin y su vida en familia…y en Chile | Opanoticias
Pasar al contenido principal
Para esta semana la sección Opitas en el Mundo trae la historia de una neivana radicada en Chile y que experimenta la aventura del exterior con su esposo y su hija.

Chile ha sido siempre una tierra que ha sido sinónimo de bendición y prosperidad para los colombianos que viven allá, uno de esos ejemplos es el de nuestra invitada esta semana en la sección Opitas en el Mundo.

 

Se trata de Ana Milena Conin, una neivana criada en Palermo y que vive en Chile junto con su esposo y su hija, lugar donde han progresado como familia y en donde las oportunidades no solo llegan sino que además, se aprovechan.

 

Este país nos ha brinda muchas oportunidades las cuales en nuestro país son muy complicadas de alcanzar como lo es una vida tranquila y la estabilidad laboral”, explico.

 

Neivana pero de Palermo

 

Ana es de Neiva, no obstante ella se crio en Palermo, lugar del cual recuerda la belleza y la tranquilidad, así como la naturaleza de la zona.

 

“De mi infancia recuerdo: Mi pueblito querido Palermo donde finalmente nos radicamos con mi familia y donde viví una infancia bonita y tranquila donde se corría por sus calles destapadas y luego pasaron hacer empedradas”, recordó.

 

Ana se graduó de un colegio de Palermo y terminado su proceso estudió un programa técnico en sistemas para luego hacer un técnico auxiliar de enfermería.

 

De ahí tuvo una larga experiencia laboral en Colombia, de la cual se desempeñó en muchos trabajos.

 

“Estuve trabajando durante cerca de 8 años se puede decir que en casi todos los campos: en el asilo, domicilios, promotora de salud en Colombia Huila, en el programa salud puerta a puerta, farmacias, urgencias de hospital de Palermo, un café internet propio y consultorios particular”, mencionó.

 

Ana Milena viven desde hace algunos años en Chile. 

 

El amor

 

Estando en el hospital de Palermo conoció a Anderson Cortés, un joven procedente del corregimiento de El Juncal y que también trabajaba en el centro hospitalario.

 

Ambos se conocieron gracias a una amistad en común y de ahí floreció una relación de la cual avanzó en un matrimonio en el 2013 y recientemente una hija: María Paz, nacida en Chile.

 

Con las maletas a Chile

 

En medio de ese panorama surgió dentro de la pareja la posibilidad de emigrar a Chile en busca de un futuro mejor, las ganar de un empleo fijo y los trámites en el que tenía, motivaron esta decisión.

 

“En esa época y en la actualidad, todo era con padrinos políticos y contabas con trabajo 3 meses por prestación de servicio y luego continuar con la odisea de volverte a ubicar; por otro lado él no poder conseguir un empleo estable donde te puedan contratar o nombrar y así poder tener todas tus prestaciones por ley y alcanzar una jubilación”, comentó.

 

Chile le ha dado todo a Ana Milena y su esposo: estabilidad econòmica y una hija. 

 

De la adaptación a la estabilidad

 

Chile fue todo un desafió para Ana y su esposo, desde el clima hasta el idioma, no obstante poco a poco lograron sobrellevar la situación y a adaptarse, aunque claro, en el fondo no fue nada fácil.

 

“Aquí existen todas las estaciones de año cosa que en Colombia no existen, su alimentación es diferente, además de que su cultura es totalmente distinta a la nuestra, pues aunque los chilenos hablen español ellos emplean demasiados modismos”, explicó.

 

En medio de todo eso Ana y su esposo lograron convalidar sus estudios y de paso establecerse en la capital: Santiago; ambos dedicados a la rama de la salud.

 

“Vivimos en la regional metropolitana de Santiago y nos dedicamos a ejercer nuestra profesión pues con mucho esfuerzo y dedicación logré convalidar mi título, me desempeñó como técnico superior en enfermería en dos entidades; de igual forma mi esposo estudió aquí y se desempeña en el mismo gremio", explicó. 

 

Extrañando al Huila

 

Tanto Ana como su esposo extrañan al Huila: su gente, su familia, sus paisajes y su calor humano, no obstante no tienen contemplado un regreso a su tierra natal, en parte por la actual situación del país.

 

Eso sí, siempre que pueden pasan vacaciones en su tierrita y en donde le enseñan a su hija de dónde viene, sus raíces y su otra casa: el Huila.