¿Contrarreloj alumbrado público? NO, NO Y NO | Opanoticias
Pasar al contenido principal

Días atrás se convocó, acertadamente, un foro sobre el tan sonado tema del alumbrado público. Leí en periódicos locales las consideraciones relevantes al respecto y de ellas desestimo parte de sus alcances y valoro los aportes de los panelistas que proponen esta etapa como una gran posibilidad de modernización y reorganización del actual sistema: obsoleto y anti económico, por lo menos decir.

 

Sin embargo, no comparto "el terror" que se viene suscitando frente a la inminente finalización del contrato de concesión actual; de hecho, el primero de enero la energía seguirá siendo suministrada, las luces funcionaran y las oscuras perpetuidades no llegaran, como quieren hacerlo creer algunos desconocedores de la materia. Desde luego desestimo que aquí en Neiva se presten "manos oscuras" para torpedear el alumbrado, como sucedió en Bogotá con el Sistema de recolección de basuras que hicieron colapsar en tiempos del Alcalde Petro toda la ciudad, desencadenando un cumulo de errores administrativos. No creo que aquí quepan hechos de esta magnitud.

 

Lo que sí creo, es que la Administración Municipal no debe acelerar sus decisiones al respecto y por el contrario debe poner en reposo sus ideas y con cabeza fría evaluar lo más conveniente para la ciudad. La experiencia ya nos ha enseñado que decisiones torpes y con premura, nos han costado errores financieros muy onerosos y la ciudad no puede experimentar sin medir consecuencias.

 

Los modelos técnicos, financieros, legales y medio ambientales exitosos en el mundo en relación a los sistemas de alumbrado, no son privilegios de grandes urbes o de gurús de la innovación tecnológica; por el contrario son el resultado de decisiones objetivas, pensando en el beneficio colectivo, valorando los esfuerzos privados y reconociendo la necesidad de salvaguardar recursos para el territorio, que permitan expansión y reinversión. En pocas palabras, un modelo de negocio en el cual los tiempos, ingresos y egresos, generen utilidades para el municipio (en nuestro caso), no perder la autonomía y autoridad del bien común  (el sistema de alumbrado) y con tarifas asequibles para que los usuarios (ciudadanos) se sientan satisfechos de un sistema luminario que le brinde la sensación de seguridad y confort.

 

Parece lo anterior muy difícil, pero no lo es. Solo se requiere de objetividad y conocimiento de los modelos exitosos y los que no lo han sido, para determinar el correcto. Reconocer que lo que hoy tenemos está en la era arcaica (tecnológicamente hablando) y que debemos invertir en modernizar el parque luminario en su totalidad en busca de eficiencia energética, termino que es el objetivo principal de la modernización. Además que no se debe equivocar en la selección objetiva de los socios estratégicos  y que por el contrario mirar con lupa para no caer en las trampas de las soluciones fáciles, porque estas pueden llevarnos al error.

 

Es el momento de dejar huella en la ciudad. Entender que los grandes problemas, requieren de grandes soluciones, estratégicas, planeadas y con futuro de sostenibilidad, permitiendo que el modelo de Alumbrado de Neiva, sea el ejemplo a seguir y no el modelo a nunca replicar. Es hora de dejarle a la ciudad un modelo exitoso de desarrollo tecnológico y eso solo se consigue sin AFANES, SIN CONTRARRELOJ, como lo pretenden algunos. La tarea esta sobre la mesa. Y en buena hora la administración debe tomarlas, con visión de futuro y sin dejar de mirar lo que atrás paso y que también debe corregir.


Opa Tv